“Soy más optimista que hace 10 años debido a que se ha sabido frenar el impacto brutal que tuvo el picudo cuando apareció”

José Manuel Llorens, presidente de la Cátedra del Palmeral d’Elx y jubilado, hace énfasis en los focos de plaga de picudo que existen en el Camp d’Elx y augura un futuro más optimista para el Palmeral que hace unos 10 años, cuando comentaba con compañeros de profesión la posibilidad de la desaparición del Palmeral ilicitano. Además, el presidente de la entidad palmerera asegura la eficacia del método Revive y los beneficios que podría acarrear su utilización en los huertos de palmeras de la ciudad.

José Manuel Llorens, presidente de la Cátedra del Palmeral d’Elx de la UMH.

José Manuel Llorens, presidente de la Cátedra del Palmeral d’Elx de la UMH.

Pregunta. Un total de 33.000 palmeras taladas en Elche por picudo en lo que va de año y cerca de 50.000 ejemplares el año pasado. ¿Cuál es a su juicio la situación del Palmeral Histórico y también del conjunto de palmeras en el término municipal de Elche?

Respuesta. Cuando apareció el picudo en el año 2005 la preocupación era máxima. En ese momento, la Consellería de Agricultura empezó a actuar y se comenzó a talar las primeras palmeras infectadas. Si la tala hubiese sido completa, se habría erradicado la plaga al completo, pero no fue así porque había numerosas zonas afectadas. Se ha hecho una gran labor eliminando todas las palmeras, ya que estas son nuevos focos que en un futuro próximo pueden infectar a otras.

El Palmeral se sigue manteniendo, pero el principal problema no es la tala de palmeras en este lugar, sino las palmeras que se encuentran en los campos y en todas esas plantaciones jóvenes que tras la aparición del picudo los dueños dejaron descuidadas, y ante estos casos, o estás encima o la planta se muere. Lo más normal es que sigan muriendo las que no están cuidadas y se salven las que sí que lo están.

Desde la aparición del  picudo y hasta ahora se han realizado numerosas pruebas con experimentos (endoterapia, mezcla de productos) y se ha avanzado bastante en el control de la plaga para que esta no se expanda.

Pregunta. ¿Qué opina del cambio de estrategia del Ayuntamiento orientado al tratamiento en lugar de talar las palmeras infectadas por el picudo?

Respuesta. Desde siempre la Consellería ha aconsejado al Ayuntamiento y a los particulares a realizar tratamientos. Los tratamientos pueden ser de dos tipos: tratamientos preventivos o curativos. Los verdaderamente eficaces son los preventivos pero el principal problema es que tienen un gran coste económico, y en una localidad como la ilicitana, con tantas miles de palmeras, el realizar el tratamiento preventivo en cada una de ellas resulta muy costoso.

Respecto al cambio de estrategia, todos los Ayuntamientos han hecho lo que a su buen entender han podido, ya que el picudo es un problema que nos ha desbordado a todos. Lo beneficioso de ahora es que con las técnicas que hay se puede prever con antelación los daños que le puede causar el picudo a una palmera.

El principal problema que genera el picudo y la paysandisia es que provocan daños que aunque los cures son irreversibles ya que la palmera no regenera los tejidos, y esas lesiones pueden repercutir en la estabilidad de la palmera y en un futuro pueden ser un foco de numerosos problemas. Por tanto, la primera medida es frenar el picudo y la paysandisia. La segunda medida es determinar las lesiones, no únicamente por estas dos plagas, sino por hongos u otras plagas, y a continuación eliminar las palmeras que puedan ser futuros ejes de una nueva plaga.

Pregunta. ¿Y la instalación de un localizador GPS? ¿Es a su juicio éste un buen movimiento?

Respuesta. Es un aspecto muy novedoso que me parece interesante para saber donde se encuentra el foco de la plaga. Tragsa, que es la empresa que trabaja para Consellería, tiene todas las palmeras detectadas, y eso sirve para cultura general o para conocer en qué punto se encuentran exactamente esas palmeras, pero no vale como prevención, porque Elche es un foco de picudo. Mientras que existan palmeras que estén mal cuidadas, seguirá existiendo el picudo. Por lo tanto, la utilización del GPS es un sistema más.

Pregunta. ¿Estamos reaccionando tarde?

Respuesta. La respuesta es no, lo que ocurre es que se ha ido actuando como se ha ido pudiendo. Yo no echaría las culpas a nadie de haber actuado mal porque en cada momento los distintos responsables de los distintos ámbitos pienso que han hecho lo que han considerado mejor dentro de sus posibilidades. Intentar proteger todas las palmeras que hay en el palmeral y en el término municipal de Elche es una labor inabordable, ya que ese trabajo era de los propietarios y estos solo echaban las culpas al ayuntamiento.

Pregunta. ¿Tienen en cuenta las administraciones las recomendaciones que efectúan los agentes implicados como investigadores, viveristas, palmereros…?

Respuesta. Aquí había un centro que se encargaba exclusivamente a investigar estos casos, el IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias), donde se realizaron estudios de base, y luego estudios de investigación aplicada en la Comunidad Valenciana. En Andalucía, la Universidad de Granada hizo investigaciones importantes y en distintas zonas han trabajado mucho para intentar encontrar soluciones que faciliten la lucha contra el picudo. En Cataluña, se apostó por los ‘Duchess’, con una programación adecuada que frenó el avance del picudo. El principal problema es que al principio no se tenían los medios, y luego, cuando se tenían, no se tenía la capacidad económica para abordar los casos de paysandisia y picudo, por lo tanto, el primer paso para acabar con estas dos plagas es hacerles frente.

Pregunta. Los expertos de la Estación Phoenix apuestan por la utilización del método Revive dentro de un plan colectivo para luchar contra la plaga del picudo. A nivel de Elche, ¿qué líneas de actuación debería establecer el Ayuntamiento de Elche?

Respuesta. La invectiva es una materia activa que se engenta. Cuando se empezaron a hacer ensayos por esta zona la verdad es que funcionaban muy bien y parecían una solución muy buena para el picudo, pero el problema es que es una materia activa que pertenece a una empresa privada, y esta, en estos momentos, todavía no la ha registrado en España debido a que lleva un par de años intentando solucionar unas concesiones puntuales para realizar aplicaciones concretas y la decisión de la empresa hasta el momento es manejar el producto de una forma determinada y de acuerdo con las condiciones que posee la empresa. Por lo tanto, quien quiera utilizarlo tendrá que acogerse a las normas establecidas por la empresa, y he de decir que el producto funciona y es, además, muy eficaz.

Pregunta. El lunes el conseller de Cultura, Marzá, anunció la predisposición del Consell para modificar la Ley del Palmeral de Elche con el objetivo de adaptarlas a la realidad y blindar al Palmeral de amenazas. ¿Qué supondría el cambio de esta ley?

Respuesta. Estoy a favor de cualquier tipo de legislación que trabaje con métodos de control, ya que puede ser eficaz, pero creo que en estos momentos el aspecto de la concienciación es lo más importante, la gente es la que tiene que ser responsable. Mientras que haya campos alrededor de Elche con cientos de palmeras donde sus propietarios no se hagan cargo de estas, seguirán habiendo focos infectivos de picudo que puede llegar a dañar el Palmeral. Por lo que nos quedan dos opciones; emplear un cuidado intensivo en todas las palmeras, o bien eliminar todas aquellas palmeras que los propietarios no están dispuestos a cuidar, eliminando así los focos infectivos. El día en que el Ayuntamiento pueda hacer frente a los gastos que suponen estos cuidados en el Palmeral, como ya sucede en otras localidades, sin duda alguna este lugar estará protegido de cualquier tipo de plaga benigna.

Pregunta.¿Se muestra optimista con el futuro del Palmeral? ¿Cómo lo ve usted en un plazo de 10 años?

Respuesta. Si esta misma pregunta me la hubiesen realizado en el año 2005 o 2006 quizás hubiera contestado que era muy problemático, porque cuando lo hablaba con los compañeros que nos dedicamos a la sanidad vegetal, alguno mencionó que iba a llevar a sus hijos al Palmeral porque quizás dentro de 10 años esto sería historia, ya que por aquel entonces era muy preocupante el caso del picudo, puesto que se observaba que era una plaga muy agresiva, y además era de las pocas plagas que mataba la planta que infectaba, puesto que se quedaba ahí hasta que la palmera muriese.

Ahora han pasado diez años y el Palmeral sigue ahí, por supuesto que han caído numerosas palmeras, pero las que han muerto se van a reponer. A día de hoy soy más optimista debido a que se ha sabido frenar el impacto brutal que tuvo el picudo cuando apareció. En sus inicios la empresa Tragsa tenía una demora de tres o cuatro meses para eliminar una palmera, debido a que estaban desbordados por la incesante cantidad de palmeras infectadas y la escasez de maquinaria que poseían y se preveía un futuro negro en el palmeral ilicitano.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *