Sueños en femenino

Una sala similar a cualquiera de las salas de un cine, con paredes oscuras insonorizadas, butacas blandas colocadas estratégicamente en caída asemejándose a una cuesta que permita ver mejor el escenario. Así pude percibir la sala del Club Información, anexa al edificio del diario Información de Alicante, cuando acudí a ella el día 19 de noviembre a un evento llamado “Mujeres en busca de un sueño”, una conferencia impartida por mujeres emprendedoras, pero ante todo, soñadoras y repletas de fuerza de voluntad. “Los sueños, sueños son” dijo Calderón de la Barca, pero ¿tenía razón? ¿seguro que los sueños son solo sueños? Las ponentes y organizadoras de este evento piensan que los sueños van mucho más allá.

El evento "Mujeres por un sueño" comenzó a las 16:00 y terminó alrededor de las 20:30. / Marina Sánchez

El evento “Mujeres por un sueño” comenzó a las 16:00 y terminó alrededor de las 20:30  / Marina Sánchez

En esas cuatro paredes estaba reunido un grupo de mujeres que, partiendo de cero, habían dado vida a su sueño y se morían de ganas por contarlo en el escenario. Al otro lado, sin completar los 220 asientos con los que contaba la sala, me fijé en cómo hombres y mujeres se adentraban en la misma mostrando rostros contentos a la vez que curiosos, con sueños en mente o incluso con la falta de ellos pero con la confianza de recuperarlos.

Aquellas emprendedoras y soñadoras organizaron esa conferencia con un propósito claro: hacer ver a las personas que dudan del triunfo de sus ideas personales que eso era posible, que no era tan descabellado. Y para ello, las mujeres que participaron en el evento no dudaron en contarnos cada detalle de sus historias, con dificultades incluidas.

Las emprendedoras organizaron la conferencia con un propósito: demostrar a las personas que dudan del triunfo de sus ideas personales que sí es posible.

A los pocos minutos de comenzar el evento, marcando el reloj aproximadamente las cuatro y media de la tarde, vi la positividad y la ilusión que empezaban a llenar la sala gracias a las palabras de Laura Vilanova, una de las tres emprendedoras que organizaron el evento, era algo contagioso. Vilanova, recordando las palabras de Luis Galindo, un conferenciante experto en programas de motivación y liderazgo, dijo que “hay que rodearse de personas a las que les brillen los ojos”. Y esta frase, este inicio en el que a la propia Laura le brillaban los ojos y le temblaba la voz, ya estaba delatando el rumbo de la conferencia. Miré a mi alrededor y pude ver que a todos los asistentes les brillaron los ojos por un momento. Era emoción, era sentimiento que quería transmitir a los hombres y mujeres que éramos ya partícipes de los sueños que se contarían en esa sala, personas que con pájaros en la cabeza deseaban convertirse en perseguidoras de sus sueños, querían cazar a sus propios pájaros y encontrarían allí la forma de hacerlo.

Algunas de las organizadoras del evento "Mujeres por un sueño" preparan sus ponencias minutos antes del comienzo / Marina Sánchez

Las organizadoras y colaboradoras del evento preparan sus ponencias minutos antes del comienzo / Marina Sánchez

A lo largo del evento, las historias y las experiencias personales de ponentes como Marisa Caturla, fundadora de lolabuscanuevaimagen.com, Paz Castelló, periodista y escritora alicantina, o Marina Cerdá en nombre de Carmen Vidal, fundadora de la marca de cosméticos Germain de Capuccini, lograban llenar cada vez más de esperanza e ilusión los rostros de los que asistimos al evento. Y ello se veía reflejado en las risas, las sonrisas, las expresiones de sorpresa, asombro e incluso satisfacción de ver cómo sueños, metas o como quieran llamarlo, se habían cumplido y formaban parte de la realidad.

Marisa Caturla, que subió al escenario muleta en mano junto a una intérprete de lengua de signos, contó en su ponencia que el camino para lograr su sueño de crear una asociación, a favor de la integración social de jóvenes y niños afectados por enfermedades raras o cáncer, no fue nada fácil. Después de varios rechazos, de la falta de fe en el proyecto y de tres meses de búsqueda de apoyos, la idea de organizar una gala que llenara el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), se hizo realidad. “Ese día supe que mi sueño comenzaba a andar”, cuenta Caturla con una sonrisa y envuelta en  aplausos de los que la observábamos con admiración.

Por otro lado, después de conocer la cara del rechazo a emprender un sueño en forma de proyecto de la mano de Marisa Caturla, Paz Castelló nos enseñó el papel del miedo en estas situaciones. “Cuando tengas un sueño y miedo a emprenderlo, piensa qué es lo peor que te puede pasar”, aconseja la escritora y nos ejemplifica con su propio caso. Tras varios años trabajando en la redacción de un periódico, con la crisis su situación cambió, y comenzó a escribir con más frecuencia en su blog. Hasta que un día, recibió la llamada de una editorial interesada en un libro escrito por Paz Castelló, pero ¿qué libro? Ella simplemente escribía unos cuantos textos, no tenía una novela. Fue entonces, cuando la propuesta hizo que el miedo le recorriera todo el cuerpo, afirma la autora, pero pensó que “lo peor que puede pasar es que mi libro no guste”. Y con este pensamiento, las ganas, años escribiendo y, sobre todo, fuerza de voluntad y motivación, se lanzó a escribir su novela. Castelló nos aclara que a partir de esa llamada las oportunidades no fueron cayendo del cielo, y que el libro no se escribió y publicó en dos meses, tardó mucho y tuvo que aguantar muchos rechazos hacia su libro, pero su perseverancia la llevó a lograr su sueño que sigue vivo a día de hoy; y publicará el próximo 16 de enero su último libro titulado “Mi nombre escrito en la puerta de un váter”.

“Cuando tengas un sueño y miedo a emprenderlo, piensa qué es lo peor que te puede pasar”, aconseja la escritora Paz Castelló

Todas ellas, todas las ponentes del evento ejemplo de que quien la sigue la consigue, coincidían en que independientemente del miedo a perseguir lo que quieres, bien sea por falta de recursos o por falta de confianza en el propio proyecto a emprender, el secreto está en dejar todos los “peros” a un lado y decidir ir a por ello, aunque no sea fácil. Resulta curioso cómo un mero evento en el que reinan los monólogos es capaz de transmitirnos ideas y sentimientos tan complejos como la fuerza de voluntad o la esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *