SUP 6, en tierra de nadie

Los vecinos están hastiados de mostrar su malestar todos los años por las pésimas condiciones en las que se encuentran las zonas de sus viviendas

El conjunto de urbanizaciones que componen el SUP 6 de Guardamar queda descuidado de la mano del Ayuntamiento, reflejándose en el abandono de los espacios municipales que perjudican el valor de las viviendas.

El mal tratamiento de estas zonas provocan la aparición de roedores

El mal tratamiento de estas zonas provocan la aparición de roedores

 

El deterioro de las calles, la falta de limpieza de las acercas y el descuido de los terrenos, crean una situación de malestar entre los vecinos que adquirieron allí su segunda vivienda, desvalorizando cada día más sus casas. Esta situación afecta a las 1100 familias que ocupan los bungalows, adosados y las varias fases de este ámbito, afectando a su calidad de vida.

La Asociación de vecinos del SUP 6, espacio que forman las urbanizaciones del Moncayo, la Rosa, los Rosales,   Pórtico Mediterráneo y la Laguna, con un total de 1100 viviendas, denuncian la situación en la que se encuentran este conjunto urbanístico.

No hace falta más que pasear por los espacios que delimitan esta zona de Guardamar para contemplar el descuido al que están sometidos por parte del Ayuntamiento. Estos espacios llevan sin cuidados desde hace más de 27 años, lo que dificulta con creces la habitabilidad de las urbanizaciones.

Los propios encargados de que las calles del municipio alicantino estén en perfecto estado, también están sorprendidos por las condiciones en las que se encuentra la zona. Marcos Martínez, empleado de limpieza de la vía pública indica que si ellos no han intervenido en esa zona es porque “cumplen órdenes”. Martínez lleva 10 años como recolector de desechos y afirma que nunca le han mandado trabajar en aquella zona.

Los vecinos del SUP 6 están cansados de pedir formalmente la necesaria preocupación por parte de los grupos que han ocupado el gobierno local en este largo periodo de tiempo, ya que lo único que han logrado ha sido la limpieza de cara de algunas calles, o del mismo puente que cruza la carretera nacional. Pero todo queda ahí, los habitantes de las distintas urbanizaciones  piden cada día que se arregle el deteriorado estado del asfalto de algunas de las calles como la avenida España y París o la indispensable limpieza de los espacios que pertenecen al Ayuntamiento, que rodean parques y casas, dando pie a la infesta de nidos de ratas y plagas de otros insectos.

Los vecinos están cansados de pedir la necesaria preocupación por parte de los grupos políticos

Pero esta situación se viene manteniendo desde hace varios años. Desde su construcción,  la zona guardamarenca del SUP 6 ha sido olvidada por todos y cada uno de los partidos políticos que han pasado por el Consistorio, provocando   el malestar continuo de los vecinos que no se sienten a gusto ni en su propia casa.

Además de las calles de las urbanizaciones, los espacios que las rodean se encuentra en un estado de descuido permanente. La Asociación de Vecinos entiende que no haya presupuesto para acondicionar todo y cada uno de los espacios que contemplan este conjunto urbanístico, por lo que intentan negociar con el Ayuntamiento para que se les conceda la usabilidad de los terrenos, y que fueran ellos mismos quienes los cuiden y les proporcionen un uso para el ocio de los niños, como parking para la época de verano o incluso para plantar frutas y hortalizas para el disfrute de todos los habitantes.

Asimismo, el acceso a la playa El Campico, la más cercana a las urbanizaciones, se encuentra deteriorado, hasta el punto de llegar a ser peligroso para aquellos que quieran visitarla. Tanto personas jóvenes, como familias y mayores, deben hacer uso de la pasarela que lleva hasta la playa, formada por tablas apoyadas directamente sobre la arena, lo que ocasiona el movimiento continuo de las maderas, que se convierten en una trampa inestable para niños y mayores.

Las entradas a las playas se convierten en trampas peligrosas

Las entradas a las playas se convierten en trampas peligrosas

Los vecinos del SUP 6 piden a todos los grupos políticos, que se escuchen sus necesidades y se tomen medidas al respecto.

Una visión política

Tras las elecciones municipales del 24 de mayo, Guardamar del Segura quedó formada por un cuatripartito en los que están incluidos el PSOE, Esquerra Unida, Queremos y PP. Un nuevo consistorio suele traer consigo un cambio. Sin embargo, son muchos las permutas gubernamentales que ha habido en esta localidad y pocas las medidas tomadas por cada equipo político.

José María Hernández Campillo, concejal de Obra Pública, lleva poco tiempo en el cargo y le han llovido muchas quejas desde que entrara a formar parte del nuevo Ayuntamiento. Por ello, el edil es consciente del malestar y el disgusto que se ha forjado dentro de la urbanización SUP 6. Lo que es lógico y normal cuando no puedes tener las mis calidades de vida que cualquier ciudadano que disfruta de su vivienda.

Desde el nuevo consistorio ya se han puesto manos a la obra para cambiar la opinión de estos vecinos. Su idea es elevar el presupuesto para que tanto niños, padres como abuelos puedan pasear tranquilamente por los alrededores de sus casas sin peligro alguno.

El final del 2015 , va ser muy influyente para el devenir del nuevo equipo de Gobierno Local que con poco margen de tiempo, deben actuar sino quieren convertirse en la opinión generalizada de los anteriores partidos políticos. La realidad es que los vecinos del SUP 6 están, otro años más, en manos de los políticos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *