Suspenso en igualdad

La tolerancia no debería ser algo que se debería fomentar, sino algo que fuese innato a la humanidad. Un niño nace sin prejuicios, así que reflexionemos sobre todos los factores que le llevan a que los tenga.

La multiculturalidad está presente en las aulas españolas. En la Comunidad de Madrid hay 67 colegios (un 5% de los sostenidos con fondos públicos) con más inmigrantes que españoles. A pesar de que siempre se debe educar en un ambiente de tolerancia y respeto, aquí, en España tenemos una razón de peso.

En las escuelas no tienen una tarea fácil. Y más, teniendo un lenguaje que fomenta el racismo como el nuestro. La Real Academia, además, no ayuda a que este desaparezca puesto que tan solo suele tener en cuenta el uso que las personas le dan. Una de las situaciones más polémicas y comentadas en España, respecto a las definiciones de la RAE, fue cuando en la acepción de ‘gitano’ se recogió como sinónimo ‘trapacero’ con la justificación de que así se utiliza. ¿La institución que marca las normas del uso del español debería de fomentar estos usos racistas? ¿No se debería velar por un lenguaje que no contenga estas referencias?

“Se debe fomentar desde el sistema educativo la tolerancia, incluyendo la enseñanza de otras culturas y fiestas”, como asegura Abdelaziz Hammaoui, ingeniero de telecomunicaciones, licenciado en ciencias islámicas y presidente del Centro Cultural Islámico de Valencia, en una entrevista realizada por el periódico Levante el 16 de noviembre de este año. Además, añade que “se debe evitar la aparición de guetos y se debe invertir en interculturalidad en las ciudades”. Por lo que el hecho de que más de un 80% de los niños inmigrantes se encuentren en colegios privados no ayuda.

Y la verdad es que hay pocos factores que refuercen la integración a pesar de que en España consideremos que somos más tolerantes que en otros países, nos queda mucho por aprender. Sobre todo que…

“Nuestra verdadera nacionalidad es la humanidad”, como expresó Herbert George Wells, escritor inglés. Dejemos de preocuparnos por ser españoles o catalanes, y démonos cuenta que lo verdaderamente importante es que todos somos iguales.

 

Realizado por:

Juliana Arroyave

Eloísa Castro

Tania Colás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *