La crisis revoluciona el mercado de segunda mano

Los españoles cada vez compran más ropa, accesorios o incluso material deportivo usado para así poder ahorrar unas “pelas”

Desde el 2008 España pasa por una situación nada fácil, donde millones de familias llegan al límite de la pobreza por culpa de la crisis económica. Familias que antes podían vivir con algún que otro privilegio, ahora no tienen casi ni para comer. Esta es la situación de un país desesperado por encontrar un empleo, donde la mayor lotería no es el sorteo de navidad, sino encontrar un puesto de trabajo.

IMG_3692

Los diferentes objetos que podemos obtener en una tienda de segunda mano / Roberto Torres

A raíz de este problema nacional, el mercado de segunda mano emerge con fuerza y se convierte en la solución para muchos ciudadanos que han dejado de mirar menos por la marcas y se decantan más por un precio, ya que la calidad puede ser la misma o incluso mejor. “Creo que ahora es cuando más renace el mercado de segunda mano, dado las circunstancias económicas que se están viviendo. Pienso que si la gente confía y le da una oportunidad puede llegar a ser un gran mercado”, confirma Eduardo José Julián, cliente habitual de tiendas de segunda mano.

Como no puede ser menos, en el pueblo de Crevillent, donde habitan alrededor de 29 mil personas, también se ha hecho notar la crisis económica. Son ya muchos los ciudadanos que visitan este tipo de tiendas para poder seguir y llegar al fin de mes. Ya que gracias a este tipo de mercado se ahorran bastante dinero. Al igual que compra, la gente al final termina vendiendo sus bienes, y como asegura David Amorós Candela, “Este mercado es una gran forma de ahorrar y conseguir dinero con facilidad, rápido y con un gran eficaz”.

“Creo que ahora es cuando más renace el mercado de segunda mano, dado las circunstancias económicas que se están viviendo. Pienso que si la gente confía y le da una oportunidad puede llegar a ser un gran mercado”, confirma Eduardo José Julián, cliente habitual de tiendas de segunda mano.

 

La segunda mano se revoluciona con Internet

Poco a poco está cambiando la imagen de la compra y venta de productos utilizados, ya que se está creando una nueva generación. Cada día aumenta el número de personas que consumen artículos usados, por un lado, porque la situación económica actual obliga a tener que mirar el bolsillo y comprar con cabeza. Por otro lado, porque este mercado ha llegado a un punto en el que se puede encontrar todo tipo de objetos que uno necesita, es decir, hay una gama de productos infinitos. Y por último, porque es muy fácil acceder a este tipo de mercado, ya que, lo más probable es que haya una tienda de segunda mano o mercadillo itinerante cerca. Pero en el caso de que no sea así, Internet pone fácil el consumir este tipo de objetos usados, ya que puedes quedarte pasmado con la cantidad de páginas que se dedican a esto empezando por Ebay, milanuncios, segundamando o cambalache.

Muchos emprendedores han aprovechado esta nueva tendencia para crear nuevos mercados en la red y así poder comprar y vender artículos que ya no utilizan. Desde libros de texto o vestidos de novia, hasta billetes de avión o de tren que por cualquier motivo no se va a poder utilizar y es necesario recuperar y adquirir de nuevo ese dinero. Cualquier producto que pueda ser utilizado por otro usuario es susceptible de tener una segunda oportunidad a través de la compraventa en Internet.

Este último año, el 50% de los internautas españoles han acudido a una página web de segunda mano, según un informe de la Interactive Advertising Bereau (IAB). Estos compradores online consideran este mercado como una mejor manera de dar una segunda vida a productos o servicios que ya no les son necesarios, ya que con la crisis, el consumo de estos artículos ha ido aumentando. Según Antonio López, dueño de una de las tiendas de compraventa en la localidad de Crevillent, “Al principio de abrir mi negocio la gente acudía más a comprar en persona, poco a poco, se va notando que la gente ha decidido comprar por Internet, sobre todo, los más jóvenes, las personas de 40 años sí que prefieren ver el producto y poder probarlo antes de llevárselo a casa.” En el informe proporcionado por la IAB se puede observar que en este último año la gente prefiere mucho más una web de la tienda con un 56% de las compras y venta contra un 21% de las tiendas físicas, ya que 3 de cada 4 compradores online están muy satisfechos con la experiencia.

“Al principio de abrir mi negocio la gente acudía más a comprar en persona, poco a poco, se va notando que la gente ha decidido comprar por Internet, sobre todo, los más jóvenes, las personas de 40 años sí que prefieren ver el producto y poder probarlo antes de llevárselo a casa.” Comenta Antonio López, dueño de una de las tiendas de compraventa en la localidad de Crevillent.

Aplicación para móvil de una página web de segunda mano / Roberto Torres

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda comprar artículos de segunda mano a través de Internet con el objetivo de conseguir precios más competitivos en productos que pueden ser reutilizados por otras personas. Estas plataformas de compraventa consiguen renovar la imagen del mercado de segunda mano, que debido a la crisis económica, tiene cada vez mayor respaldo entre los consumidores. Es una nueva oportunidad que brinda el comercio electrónico y que día a día seguirá incorporando nuevos productos a su oferta.

Como cualquier mercado, va cambiando y actualizándose, y este no iba a ser menos. Según el estudio de Ecommerce de 2015 el uso de Apps para la compra online aumenta significativamente respecto a 2013. Según el estudio de IAB las compras a través de una web la realizan el 60% de los usuarios, pero las Apps están en auge y consigue alcanzar 15% más que el año anterior llegando así al 40%. Esto se debe a las nuevas generaciones, que desde que son jóvenes utilizan aparatos electrónicos y se hacen con ellos muy rápido. Como confirma el estudio realizado, los usuarios que más suelen comprar a través de una App oscilan entre los 16 años de edad y los 31.

 

El sector estrella

Cada día aumenta el número de consumidores en el mercado de compra y venta, ya que se trata de un mercado que siempre ha existido pero que en los últimos años está en su auge y ha multiplicado sus ventas. El mundo de segunda mano es muy amplio, ya que se puede incluso intercambiar cosas, como habilidades, clases, casas… En este mundo lo más demandado ha sido la electrónica, teléfonos móviles, aparatos de música y sonido y un mundo de cosas que no nos podríamos ni imaginar.

Pero el sector que predomina en este tipo de mercado es el de la automoción. Durante este último año se han realizado 1.209.539 transferencias, es decir, un 8,1% más que en el mismo periodo del año pasado, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA). Lo más probable es que se conozca a alguien que haya comprado un coche de segunda mano durante estos últimos años, ya que la manera de poder adquirir un coche de ocasión es muy amplia. El mercado del automóvil se puede encontrar en ferias, mercadillos o concesionarios de especialización, pero  la oferta más amplia y completa se encuentra en los portales de Internet.

Toda facilidad y comodidad es buena, y como no puede ser menos, este es el sector estrella gracias a páginas webs como coches.net. Ya que te dan la oportunidad de ver una amplia gama de coches desde casa y encontrar un coche concreto.

“Debemos investigar sobre las necesidades sociales y culturales de la ciudad”

Daniel Simón Pla | Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante  Audio

Daniel

Daniel Simón asegura que la Concejalía de Cultura de Alicante fomentará la actividad en los barrios / Olga Avellán

Daniel Simón (Alicante, 1978) se considera activista cultural. Es licenciado en Historia por la Universidad de Alicante, donde ocupó la Vicepresidencia del Consejo de Alumnos. Con más de quince años de dedicación profesional a la comunicación, marketing y programación cultural, en la actualidad es concejal de Cultura y Modernización del Ayuntamiento de Alicante, después de haber permanecido cuatro años en la oposición. Es militante de EU y forma parte del equipo de gobierno por la coalición Guanyar Alacant, junto a PSOE y Compromís. Su filosofía es la de diversificar y fomentar la cultura local, de modo que se cubran las necesidades sociales y culturales de la ciudad.

P.-
¿Conoce el proyecto social La Casita de la Asociación de Cantautores La Explanada?
R.- Sí, conozco la trayectoria de la Asociación y sus integrantes y sé que están haciendo un proyecto en el barrio de San Agustín. Además, colaboran en la zona norte, sobre todo en los barrios más humildes de Alicante en los cuales han hecho mucho por coser el tejido social a través de la actividad cultural. Están en Puentegramas, que es una actividad que aúna músicos alicantinos autóctonos con alicantinos recién llegados. Mezclan perfectamente a raperos africanos con un cuarteto de cuerda del conservatorio o cantautores locales con músicos de Senegal. No me extraña que los cantautores estén detrás de este proyecto cultural que va para el barrio de San Agustín, que yo lo entiendo como una vertiente muy social. Es algo que despega y que espero que sigan haciendo.

P.- ¿Qué opinión le merecen las actividades que están organizando estas asociaciones para impulsar la cultura popular?
R.- Me parece correcto y una línea en la que queremos profundizar. En el Ayuntamiento vamos a presentar un plan de cultura de la ciudad para el año que viene. Se celebrará un Consejo Local abierto donde puede participar el que quiera. Una de las líneas estratégicas va a ser la cultura en los barrios. Este verano desarrollamos un proyecto piloto con Alacant Rock. Hemos programado conciertos en Benalúa, en las playas y en la Plaza de Argel. Con esta idea son los ciclos del Ayuntamiento que queremos que lleguen allí. Porque creemos que si hay actividades en el barrio eso dinamiza el barrio y facilita la socialización de la gente de allí. Eso ayuda a crear comunidad y a que no sea siempre lo mismo y que los programas de convivencia social se puedan impulsar.

P.- Los colectivos sociales se quejan de que las actividades culturales están siempre de la Plaza de Toros para abajo…
R.- Exactamente. Por eso compartimos esa idea de proyecto cultural en los barrios. Yo me alegro de que se cree un centro independiente formativo en esta línea. Y me alegro tanto porque compartimos esos objetivos, que las actuaciones también vayan a los barrios. Cuando Carlinhos Brown organiza en Brasil una escuela de samba no lo hace en el centro de Río de Janeiro ni de São Paulo, lo hace en Candeal que es un barrio de favelas, porque comparte estos objetivos sociales. Si quieres que no caigan en actividades delictivas y que salgan de la marginación tienes que ofrecer alternativas, también a los jóvenes de los barrios y eso pasa porque la cultura les haga caso.

P.- La finalidad de La Casita es que sea un centro social con cuatro pilares fundamentales de trabajo: música, formación, radio y exposición de propuestas artísticas, ¿cree que estas funciones son competencia solo de los músicos asociados?
R.- Yo quiero que se potencien estos programas. Lo que tampoco puedo, si no me piden ellos la ayuda, es entrometerme en un proyecto independiente porque yo respeto mucho la independencia de los proyectos independientes. Muchas veces tengo que reunirme con los responsables y ver qué idea tienen y sé que muchas veces que la institución colabore/impulse/financie se ha tomado como un símbolo de que se rompe la independencia y se desvirtúe el proyecto, por eso yo no quiero entrar avasallando. Aparte de que no dispongo de mucho dinero para gestionar.

P.- ¿Se dispone de una partida económica suficiente para promover la cultura local?
R.- El año que viene para los barrios habrá una partida específica y suficiente. Se hará una convocatoria abierta a subvenciones, y esto es importante porque cambian la filosofía que había hasta ahora. Las subvenciones se repartían a dedo. No había partidas para temas concretos sino partidas muy generales, que repartía el concejal para actividades, pero no se anunciaba previamente cuál era el criterio y se iba bastante a salto de mata. Yo quiero coger esa partida y dividirla en varias subvenciones públicas. El global no puede aumentar por las condiciones del rescate. El Ayuntamiento de Alicante está rescatado, por una gestión tan mala y tan nefasta que tuvimos que pedirle dinero al Gobierno. Hacienda nos dio el dinero para pagar las nóminas y subsistir como Ayuntamiento a cambio de unas restricciones, entre ellas no aumentar el presupuesto y reducir la contratación de nuevo personal. De 3 millones que había antes de la crisis, ahora mismo el presupuesto para Cultura es de unos 800.000€, después de pagar los gastos fijos de la Concejalía lo que le queda al concejal para programar está en torno a los 180.000€.

P.- Se detecta en Alicante una carencia de espacios públicos donde promover las actividades culturales, ¿se tiene previsto habilitar lugares para ello?
R.-
 Es una cosa curiosa, no hay que inventarse una red de equipamientos culturales, ya existe, son los Centros de Acción Social. Los Centros Sociales están infrautilizados para hacer actividades asistenciales y también algunas culturales. Y como no era de la Concejalía de Cultura había una separación tremenda y no se podían organizar actividades en sus salones. Esta era la filosofía habitual del Ayuntamiento de Alicante en los últimos 20 años. Había Concejalías compartimentadas. No colaboraban entre sí. En los primeros 100 días de Gobierno nos hemos dedicado a derribar esas barreras. La gente se ha sorprendido cuando hemos reunido a seis Concejalías que estaban cada una organizando cursos y estaba quintuplicada la oferta, cada uno en una Concejalía. Y los ciudadanos no sabían a qué departamento acudir para apuntarse a ellos. Queremos canalizarlo todo a través de una web donde se visualice la oferta conjunta. Es tan lógico y de cajón que me da vergüenza ver que no se hacía.

P.- ¿Y se pretende coordinar también la oferta cultural y la promoción de eventos?
R.- Estamos trabajando para crear un proyecto de guía colectiva donde se difundan los contenidos culturales de la ciudad. Hace años había una agenda llamada “A la calle” que hacía esta labor. Era privada y sus propietarios tuvieron que cerrar porque no era sostenible económicamente y ahora se le echa de menos. En el programa electoral de Guanyar Alacant llevábamos un proyecto de guía digital conjunta. Pero vamos a ir más allá. Nos vamos a coordinar el Ayuntamiento de Elche y el Ayuntamiento de Alicante y la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Universidad de Alicante para llevar una agenda conjunta para que no se solapen los grandes eventos. Además, pretendemos ser una Concejalía de Cultura que clarifique cuáles son los eventos subvencionables y que las reparta por igual a todos los colectivos, que investigue sobre las necesidades sociales o culturales de la ciudad y que lleve una gestión planificada. Yo quiero que el Consejo Local elabore un plan estratégico de cultura de la ciudad de Alicante a largo plazo, para cuatro o cinco años vista. Es un plan muy ambicioso. Es muy fácil de decir aunque muy difícil de hacer, pero estamos convencidos de ello.

@olgaavellan

Una piel tecnológica

Los usuarios perciben los wearables como una prolongación del cuerpo y pueden padecer adicciones debido a la información constante que reciben de estos dispositivos

 

“Kitt, te necesito”, aducía Michael Knight cada vez que precisaba la ayuda de su vehículo inteligente en la serie El coche fantástico. Knight acercaba su muñeca a la boca y a través de su reloj se comunicaba con Kitt. Sabía dónde se encontraba el protagonista de la serie, gracias al GPS que incorporaba el reloj. Kitt acudía raudo a rescatar a su compañero. Eran los años 80 y los wearables comenzaban a vislumbrarse en un mundo futurista de dispositivos tecnológicos.

Relojes, pulseras o gafas inteligentes parecen inventos que se gestaron a finales del siglo XX en películas y series de ciencia ficción y que su materializaron data del siglo XXI. Sin embargo, la historia de estos dispositivos tecnológicos se originó en 1644. La dinastía Qing introdujo un ábaco en un anillo. Los comerciantes lo empleaban como sistema de cuentas. Más de un siglo después, se gestó el cronómetro marino de bolsillo. Se usaba para determinar la distancia de navegación a través de las estrellas. En el siglo XX, se comenzaron a crear los dispositivos que se utilizan de manera cotidiana: relojes digitales, audífonos y Bluetooth. Ya en el siglo XXI, aúnan moda y tecnología para convertirse en auténticos dispositivos vestibles. “Los wearables permiten sustituir la ropa y los complementos tradicionales por otros con capacidades tecnológicas, más allá de que sean bonitos”, manifiesta Santiago Ambit, cofundador de la empresa WeOn Glasses.

 

WeOn Glasses / Patricia Santos

WeOn Glasses / Patricia Santos

Categorías wearables

El universo de las tecnología vestibles es muy amplio. Día a día se incorporan nuevas propuestas.  Cualquier dispositivo tecnológico que esté conectado a otros y que se pueda portar en en el cuerpo, se convierte en un wearable. Esta tecnología de consumo utiliza Inteligencia artificial (IA). “Los wearables recogen una serie de parámetros, los procesan y los analizan para detectar patrones”, afirma David Úbeda, ingeniero en Telecomunicaciones y personal del Servicio de Innovación y Apoyo Técnico a la Docencia e Investigación (Siatdi).

Las tecnologías vestibles más usuales son los medidores de deporte y de salud, como por ejemplo las pulseras y la ropa con sensores. Se emplean para saber el número de calorías quemadas, la distancia que se ha recorrido o la monitorización de la frecuencia cardiaca y de la glucosa. Otra categoría son los smartwatches. Los relojes de pulsera que poseen la mayoría de funciones que un teléfono móvil. Por último, se encuentran las smartglasses. Las gafas que permiten recibir notificaciones, ver internet a través de ellas o grabar vídeos. Los wearables puede aplicarse en diferentes áreas como la domótica, el entretenimiento, la realidad virtual, el bienestar físico, el empresarial e incluso en la enseñanza. Tomás Sempere, informático y director del Siatdi, afirma que los wearables son una de las tecnologías emergentes menos conocidas que han comenzado a implantarse en el ámbito educativo.

 

WeOn Glasses / Patricia Santos

WeOn Glasses / Patricia Santos

Gafas inteligentes españolas

El mercado de los wearables no es exclusivo de las grandes compañías japonesas, chinas o estadounidenses. Una pequeña empresa española ha creado las primeras gafas inteligentes, tanto de vista como de sol, para personas que precisan utilizarlas diariamente. “Hicimos un producto con poca tecnología que pudiera vestirse, graduarse los cristales y que fuera asequible. Tuvimos que buscar la sencillez”, expresa Ambit. Las WeOn Glasses se asemejan a unas gafas normales, excepto por la tecnología que se incluye en las patillas. Interactúan con el móvil a través de una aplicación. Cada vez que el usuario recibe una notificación en el smartphone de correo electrónico, mensaje, llamada o red social; se enciende en el interior de la patilla un indicador led. Además, estas smartglasses permiten controlar la música del teléfono, hacer fotografías con la cámara del móvil y localizar ambos dispositivos con la función GPS. “Nuestras gafas son una versión intermedia entre unas gafas sin tecnología y las gafas de Google”, enuncia Ambit.

 

Quantified Self

La tecnología vestible modifica la manera de relacionarse las personas y su visión del entorno. El informe Accenture Insurance Technology Vision 2015 constata que las compañías de seguros esperan que los wearables tengan un fuerte impacto en su sector. De esta manera, se crean ofertas personalizadas para cada cliente basadas en la cuantificación de su día a día, es decir, a través de la tecnología vestible miden la actividad física de sus clientes. Aquellos que lleguen a una cantidad de pasos diarios, la compañía les bajará su cuota o les dará un incentivo económico. Este es el caso de la compañía de seguros Oscar, que ha puesto a disposición de sus clientes 20.000 pulseras inteligentes. Mediante un algoritmo se establece la meta de pasos que debe realizar cada usuario. Cada día que cumplan el objetivo, la empresa les paga un dólar.

El Quaintified Self es el fenómeno de registrar los datos diarios de las personas mediante el empleo de la tecnología. Con esta técnica las empresas detectan los hábitos y rutinas de sus clientes. “Cuantos más datos, más patrones se obtienen y más precisión”, manifiesta Sempere. La antropóloga y profesora Anastasia Téllez afirma que la tecnología en sí misma no es ni buena ni mala, todo depende del uso que se haga. Aconseja que hay que tener en cuenta hasta dónde y qué información se cede.

 

Adicciones

Los wearables pueden ayudar a las personas con sus adicciones. La aplicación Stop Smoking! for Wear se puede descargar en los relojes inteligentes con tecnología Android. El usuario ve en la pantalla de su smartwatch cuántos cigarrillos ha dejado de consumir y el dinero que se ha ahorrado desde que empezó a dejar el hábito.

A pesar de que los wearables puedan aquietar las adicciones de los usuarios, también pueden hacerles dependientes de ellos porque su principal finalidad consiste en percibir esta tecnología como una extensión del propio cuerpo. Con estos dispositivos el usuario ve al instante cuándo recibe una notificación o una alerta. “La tecnología vestible puede llegar a convertirse en un elemento de toxicidad. El usuario se encuentra en un estado de alerta continua, su cuerpo segrega adrenalina, su estrés se dispara, aumenta su ansiedad y a nivel psicológico se agota”, manifiesta Téllez.

En 2014, médicos estadounidenses identificaron el primer caso de adicción a Intenet causado por el uso de un wearable. El paciente usaba las Google Glass hasta 18 horas al día. Mostraba un movimiento casi involuntario de la mano derecha a la zona de la sien, el gesto que se usa para activar las gafas. Expresó que se sentía frustrado si no podía utilizarlas. Además, reconoció que tenía sueños repetitivos con el dispositivo.

 

Futuro de los wearables

La tecnología vestible se ha convertido en un mercado innovador y en auge. Quizá los wearables lleguen a sustituir a los teléfonos móviles, pero antes deben superar las barreras de la durabilidad de la batería, del tamaño de la pantalla desde la que se accede y de la acogida del público, manifiesta Ambit. Puede que el porvenir de esta tecnología se ubique bajo la piel a modo de microchip como se les implanta a los animales o parecido a un tatuaje digital. Los usuarios discernirán sobre sus necesidades y elegirán el dispositivo que mejor se adepta a ellos. Como enuncia la antropóloga Téllez: “La evolución tecnológica evidencia que el ser humano se adapta a los cambios constantes”.

“La tecnología vestible puede llegar a convertirse en un elemento de toxicidad”

Anastasia Téllez | Antropóloga y docente en la UMH

La antropóloga Anastasia Téllez aduce que los wearables pueden generar ansiedad y agotamiento psicológico en los usuarios por permanecer en un estado de alerta continua

Anastasia Téllez / Patricia Santos

Anastasia Téllez / Patricia Santos

Los ordenadores, las redes sociales, los móviles, los ipads, los robots y los wearables son una realidad. Los millennials saben cómo utilizarlos y aprovechar sus recursos. “Han nacido con un mando tecnológico en la mano”, afirma la antropóloga Anastasia Téllez (Sevilla, 1970). La sociedad comienza a adaptarse a esos cambios incesantes por los dispositivos tecnológicos que ya están implementados en la vida cotidiana.

 

P. ¿La sociedad podría prescindir de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC)?

R. Gente del primer mundo de clase media-alta y con formación digital no podría. Internet cambió el concepto del espacio y del tiempo. Acercó países geográficamente aislados y trajo la inmediatez. Después modificó la manera de relacionarse económica y socialmente como el acceso a las cuentas bancarias a través de la web y la manera de ‘conversar’ en las redes sociales. También transformó el concepto de imagen y de formación e innovación educativa online.

 

P. Incluso ha cambiado la percepción de la muerte.

R. Cuando muere un familiar o un amigo, sus allegados crean una página en la red. Suben fotografías, conversaciones y recuerdos de esa persona. Se genera una especie de lugar de honor y de duelo compartido en el ciberespacio.

 

P. ¿La sensación de que existen dos mundos, uno real y otro virtual, es errónea?

R. Ambos son reales. El tiempo que emplea una persona en contestar a los mensajes de  las redes sociales o en buscar información en la web, es tiempo de su vida y su vida es una realidad.

 

P. 2 horas y 32 minutos es el promedio diario de los usuarios que acceden a Internet a través del móvil. Con la tecnología wearable el usuario percibe ese complemento tecnológico como una prolongación de su cuerpo. Ve al instante cuándo recibe una notificación o una alerta informativa. ¿Qué supone esa inmediatez?

R. Puede llegar a convertirse en un elemento de toxicidad. El usuario se encuentra en un estado de alerta continua, su cuerpo segrega adrenalina, su estrés se dispara, aumenta su ansiedad y a nivel psicológico se agota. No porque el usuario perciba más rápido lo que acontece en su entorno, está más informado.

 

P. ¿Se puede crear un vínculo emocional con un dispositivo tecnológico?

R. En el caso de los robots sociales, los niños pueden generar afecto por esa máquina y aprender a expresar emociones y sentimientos. Nunca será igual que la relación que se establece con un ser humano. No importa que jueguen y sientan afecto por un robot, siempre que  lo compaginen con relaciones sociales reales.

 

P. El Big Data o el Internet de las Cosas analiza el comportamiento de los usuarios en la red. ¿Por qué las personas ceden tan fácilmente su intimidad?

R. La tecnología en sí misma no es ni buena ni mala, todo depende del uso que se haga. Hay que tener en cuenta hasta dónde y qué cedemos. Desde el principio ha existido una especie de opacidad legal y de desinterés por parte de los consumidores. No han analizado las consecuencias que conlleva y cómo les repercute. Por ejemplo, la Barbie ‘espía’.

 

P. Los millenials o nativos digitales han nacido con las nuevas tecnologías y poseen destrezas y habilidades para usarlas. ¿Qué ocurre con las generaciones más mayores? 

R. Poco a poco están aprendiendo a utilizarlas. Antes la gente sacaba la sillita a la calle y socializaba con sus vecinos. Ahora comienzan a emplear las redes sociales con esa función.

 

P. Al principio de la entrevista comentó que Internet modificó la formación educativa online. ¿Los profesores están capacitados para introducir las nuevas tecnologías como móviles, ipads, wearables o robots en las aulas?

R. Es complejo el tema de la innovación tecnológica en el ámbito de la escuela y de la universidad. Todo lo que sirva de apoyo, perfecto. Pero la formación no puede depender únicamente de los dispositivos. La clave para ser un buen profesor y comunicador radica en saber escuchar. Es preciso conectar con el público, establecer una retroalimentación, comprender cuáles son sus necesidades. Hay momentos en que algo tan sencillo como un PowerPoint esclaviza. La audiencia está más pendiente de él y se convierte en una especie de alien que se rebela en tu contra.

 

P. ¿Por qué las personas comienzan a relegar el contacto físico social por comunicarse a través de una pantalla?

R. La gente cree que de esta manera está en permanente contacto con sus allegados y posee muchos amigos virtuales. Pero dentro de ellos se sienten vacíos y notan esa falta de comunicación. Todo esto puede derivar en comportamientos antisociales. Las personas deben comprender que las redes sociales no tienen la capacidad de sustituir a  las llamadas telefónicas ni a los encuentros físicos.

 

P. La sociedad se crea un falso yo.

R. Inventa una forma falsa de ver la vida. Las personas solo comunican lo que quieren y cuando se sienten bien. Muestran las fotos más alegres y adulteran las emociones de su vida cotidiana. Viven en un espejismo.

 

P. ¿La evolución tecnológica evidencia que el ser humano progresa?

R. Lo que demuestra es que se adapta a los cambios constantes. Las nuevas tecnologías son útiles, crean prestigio social, unen a las personas y son un instrumento vital en ciertas profesiones. También propician una sociedad de consumo por la ‘necesidad’ de adquirir las últimas novedades tecnológicas.

 

AUDIO

“Hay que llevar al límite el control para acabar con la violencia en el fútbol”

Tomás Moya | Director de Comunicación del Hércules C.F.

El equipo no se encuentra en la Liga de Fútbol Profesional, pero adopta sus medidas contra la violencia en los estadios

El club alicantino se posiciona contra la violencia en el fútbol, y apoya todas las medidas que se están tomando a raíz del fallecimiento del ultra del Deportivo de la Coruña. Pero el Hércules cuenta con peñas que han sido señaladas por enfrentamientos violentos fuera del estadio.

Pregunta. ¿Qué opinión tiene el Hércules C.F. respecto al trato que se le está dando a los ultras tras el último incidente?

Respuesta. Estamos totalmente a favor y de acuerdo con que se extremen este tipo de medidas y que se controlen al máximo. El año pasado estábamos dentro de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), este año no porque hemos bajado a Segunda B, pero estamos de acuerdo y de hecho nos regimos con las normas de la LFP. En principio estamos de acuerdo.

P. ¿En Segunda B no se rigen por las mismas normas?

R. No estamos dentro de la Liga de Fútbol Profesional, aunque la ley en contra de la violencia es la misma para todos. Pero en todo caso, las últimas declaraciones del presidente, las últimas acciones que han tenido sobre todo contra los gritos, y con todo lo que se ha extremado últimamente, estamos de acuerdo. De hecho aquí, en coordinación con la policía, pues también se aplica.

P. Entonces, ¿le parecen justas las medidas que está adoptando Javier Tebas?

R. Sí, me parecen justas. Me parece que es la línea en la que tiene que caminar el fútbol español. Es decir, tolerancia cero.

P. ¿Expulsar del estadio por insultar?

R. Eso se tendrá que regular bien, pero evidentemente sí. Hay que llevar al límite el control hasta conseguir que en un campo de fútbol haya cero violencia. Desde verbal hasta física.

P. ¿Creen que los medios de comunicación han magnificado el tema de la violencia o ustedes ven que esto existe en los campos?

R. Entran a valorar el papel de los medios no es nuestra obligación como club de fútbol. Son fundamentales para erradicar la violencia, y así se ha visto. Los medios de comunicación se han posicionado claramente en contra. Es una pena que tenga que ser por estos últimos incidentes tan graves que se han vivido últimamente con el aficionado del Deportivo. Pero bueno, que los medios de comunicación hagan frente común al lado del fútbol en contra de la violencia es bueno.

P. Pero el tema de la violencia lleva muchos años en el fútbol y parece que los medios lo acaban de descubrir ahora.

R. No solamente con una noticia de este tipo, eso pasa con cualquier otra noticia.

P. El Hércules cuenta con una grada de animación, ¿qué tipo de aficionados se reúne allí? 

R. Son aficionados que no están calificados como ultras y que solo vienen a animar. Es una grada joven, como existe en otros campos de fútbol. Y en principio no es una grada ultra ni mucho menos, es una grada de animación que de hecho, hemos puesto en funcionamiento esta temporada y con la cual no existe absolutamente ningún tipo de problema.

P. ¿El club facilita habitaciones para el material de los ultras? ¿Alguien del club revisa el material que se deja allí?

R. Efectivamente. Los últimos años el club tiene una habitación donde se ayuda a los aficionados con ese material. Pero en todo caso, esa habitación está controlada por nosotros y si algún día hay algún problema, lo conocerá la policía y estará totalmente controlado. Lo que hay ahí simplemente es material de animación.

P. ¿Por qué se disolvió la peña Herculigans?

R. Eso no lo sé, habría que preguntarle a ellos.

P. Según miembros de la peña fue el Club quien la disolvió.

R. No me consta.

P. ¿Bajo los nuevas normas de expulsar a los ultras, no se debería disolver Curva Sur?

R. Es que no es una cosa que nosotros tengamos que disolver si no han hecho nada. Si hubiera cualquier actitud ajena a las normas de comportamiento, habría que disolver esa o cualquier otra peña y no se les dejaría entrar en el terreno de juego.

P. ¿No consideran ultras a los Curva Sur?

R. No los consideramos una peña ultra, sino una de animación.

P. ¿Alguna vez ha habido altercados dentro del campo entre aficiones rivales?

R. Hace mucho tiempo que no hay altercados dentro del Rico Pérez. Afortunadamente nuestras peñas son deportivas y hace mucho que no hay nada de eso. En todo caso son pequeños problemas que pasan en un campo de fútbol a nivel de seguridad, pero bueno, está coordinado por la Policía Nacional y nosotros simplemente nos ponemos a su disposición.

P. Fuera del campo hay enfrentamientos entre aficionados herculanos e ilicitanos.

 

R. Efectivamente, fuera del campo nos ha constado que han quedado algunos aficionados. El año pasado hubo un incidente que es público en las calles de Alicante pero la policía actúo y esas personas que se identificaron no pueden entrar a los campos de fútbol. Todo eso se rige por la Ley Antiviolencia.

P. ¿La seguridad del estadio tiene algún dossier con símbolos prohibidos para impedir su entrada al estadio?

 

R. Todos los vigilantes de seguridad privada tienen una formación específica en eventos deportivos y en seguridad y violencia. En el campo hay algunos carteles donde se especifican los símbolos que están prohibidos.

Simbología prohibida en los estadios / Mov. contra la Intolerancia

Simbología prohibida en los estadios / Mov. contra la Intolerancia

 

P. ¿Los aficionados tienen acceso a esa información?

R. Los aficionados también tienen acceso al dossier, es público.

 

Audio

Reportaje “La cara sur de los ultras”. De Irene García y Ángeles Fischer

Política sin clave de acceso

LA NUEVA FORMA DE HACER PUBLICIDAD DE LOS GRUPOS POLÍTICOS DESBANCA A LAS VIEJAS CAMPAÑAS ELECTORALES 

Un grupo de jóvenes da comienzo a la campaña electoral de su partido pegando carteles. El frío del invierno hace que las manos que sujetan los cubos y las escobas lleven guantes muy ceñidos. El resto de viandantes les miran con desconfianza y se preguntan qué pretenden conseguir con algo tan simple y tan practicado. Lo que no saben es que se han podido reunir gracias a una quedada en las redes sociales, y que están twitteando cada paso que dan. Sin duda, el “hastag” que acompañe al evento, será lo que verdaderamente dé rienda suelta a la campaña.

La nuevas formas de comunicación política proponen un sistema más participativo y abierto a la ciudadanía frente a los comunes mítines, panfletos y vallas electorales.

Emilio Feliu, en su lugar habitual de trabajo, la Universidad de Alicante

Emilio Feliu, en su lugar habitual de trabajo, la Universidad de Alicante/Marcos García

Los expertos en comunicación se muestran reacios a la vieja publicidad política. Emilio Feliu, profesor de Publicidad y Comunicación Audiovisual en la Universidad de Alicante, cree que el impacto de las campañas es discutible y muy difícil de medir. Además, afirma que cuando aparecen todos los carteles de publicidad política juntos indiscriminadamente, acabamos por no hacerles caso. “Vemos tantas cosas, que no sabemos dónde mirar”, añade. Jaime Albero, que realiza en estos momentos un doctorado en Comunicación Política y es candidato a la Alcaldía por el PSPV, refuerza esta teoría: “Creo que el tema de los carteles no es nada efectivo, se hace por tradición. La gente quiere participación, no hablar a los carteles”.

La nueva comunicación política

Jaime Albero apuesta por una comunicación persona a persona a través de las redes sociales. Matiza que es mucho más efectiva la comunicación entre dos usuarios particulares que si un partido político lanza un tweet. Además, explica que se buscan pequeños formatos, reuniones, debates y asambleas.

José Luis González, vicedecano de Periodismo en la UMH, también apuesta por reuniones pequeñas, en las que los partidos acudan a las comunidades, tanto físicas como virtuales. Además, defiende la necesidad de saber manejar las redes sociales: “Que no utilicen Twitter para “selfies” o tonterías, sino para hablar de temas importantes con los ciudadanos”.

Aunque Marta Martín Llaguno, catedrática de Comunicación Audiovisual y Publicidad, también defiende este tipo de comunicación, cree que hay que tener cuidado con la pseudo-comunicación: “Puede haber falta de transparencia y claridad, es decir, centrarnos únicamente en las herramientas a seguir”.

“Me extrañaría ver una banderola con la cara de Pablo Iglesias”, afirma Emilio Feliu.

Podemos: la base teórica del fenómeno de moda

La Sexta Columna del pasado 7 de noviembre analizó la estrategia comunicativa de Podemos en las pasadas elecciones europeas. El reportaje afirma que la campaña comenzó como cualquier otra: con escoba, pegamento y carteles. Pero fue lo poco que hicieron como los demás. “Me extrañaría muchísimo ver una banderola con la cara de Pablo Iglesias, harán algo más selectivo. No quieren hacer lo mismo que la casta”, apostaba Emilio Feliu de cara a las siguientes elecciones generales.

Una de las estrategias más significativas que se le reconoce a Podemos es haber roto el eje izquierda – derecha. El partido dirigido por Pablo Iglesias apuesta por cambiar el tablero donde se libra el juego político: Se trata de establecer una dicotomía que enfrenta a los de abajo contra los de arriba. “Podemos hace cálculos, y si se presenta como un partido muy de izquierdas, no va a funcionar. Esto es IU, que tiene su base y de ahí no va a pasar. Por tanto, intenta conseguir votos de gente que teóricamente no es de izquierdas”, afirma José Luis González.

José Fernández – Albertos, Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Harvard, afirma en la Sexta Columna que por primera vez en España los votantes de izquierdas no castigan a un partido por no autodefinirse como socialista o de izquierdas. Además, Jacobo Rivero, autor del libro “Conversación con Pablo Iglesias. Podemos, de la calle a Bruselas” y presente en el seminario ‘Comunicar Podemos: política, medios y ciudadanía’ que se celebró el pasado miércoles 12 de noviembre en la UMH, cree que Podemos ha sabido situarse en ámbitos que a la izquierda le producía urticaria: ejército, patria o Iglesia.

Algunos, como Jaime Albero, se muestran críticos frente a esta nueva dicotomía: “Ahora la división izquierda derecha es más matizable, aunque yo sigo pensando que existe dicha diferencia. Se está intentando simplificar con “los de arriba contra los de abajo”. Yo creo en la telaraña política, es decir, que puedes estar de acuerdo con un partido al 80%, nunca al 100%”. Otro de los aspectos que destaca en Podemos son sus apariciones en televisión. “El machaque continuo al espectador es mucho mejor que cualquier campaña”, afirma Alberos.

Sarah Bienzobas, una de las responsables de que Podemos cuidara hasta último detalle en la campaña de las europeas,lo matiza en la charla celebrada en la UMH: “Se elige el morado porque había que elegir un color que no estuviera en el marco electoral. IU lleva años pelándose por el rojo con el PSOE”. Guillermo López García, profesor de la Universidad de Valencia, comenta la necesidad de dar una sensación de victoria: “Que Pablo Iglesias no se exaltara en las europeas, ya que su objetivo era ganar, fue un gran éxito”, y añade que “UPYD y IU nunca han ofrecido una alternativa de victoria, solo de pactos”.

Según los expertos, menos del 10% del voto se decide por el impacto de las campañas electorales, en cambio seis de cada diez votantes de Podemos se decidieron durante la campaña electoral, según afirma el reportaje de La Sexta Columna. Íñigo Errejón explica la controvertida decisión de identificar la cara con la formación política: “Es un artefacto comunicativo, no lo usas para decir lo bueno y maravilloso que es Pablo Iglesias”.

“Aparecer en televisión es más efectivo que cualquier campaña electoral”, destaca Jaime Albero.

Futuro de la publicidad política

Pese a que la publicidad política es reconocida por todos los partícipes, tanto a nivel teórico como práctico, como un factor secundario en el porvenir de la comunicación política, nadie apuesta por su desaparición total. Jaime Albero cree que no desaparecerá del todo, pero sí que se reducirá el gasto. Considera que la campaña electoral hace que se tensione la sociedad y que aunque no hagas caso a la valla electoral, sabes que está ahí. “Si desaparecen, algún ciudadano podría pensar que no se presentan a las elecciones”.

Jaime Albero está realizando un doctorado en Comunicación Política

Jaime Albero es candidato a la alcaldía por el PSPV en Sant Joan/Marcos García

Marta Martín Llaguno no cree que desparezca la publicidad política, ya que sirve como primera llamada de atención a mucha gente de que hay elecciones y qué partidos se presentan. Emilio Feliu refuerza esta teoría: “Si el otro se hace visible, yo me tengo que hacer visible. Estamos hablando de dirigirse a un público indiferenciado”.

El profesor de Publicidad en la UA explica que se dirigen a los públicos flotantes, lo que se conoce como el centro. Si el rival se dirige al mismo público, entonces el partido en sí también tiene que hacerlo. En gran medida el resultado de unas elecciones depende de este público. Además, es una estrategia coyuntural, ya que está basada en las preocupaciones que, por ejemplo, indica el CIS.

Las vallas electorales perviven como las antiguas pirámides de Egipto: son un signo de la grandeza pasada, monumentos emblemáticos que, si su tamaño se lo permitiese, tendrían cabida en un museo. Aunque las vallas cambian las esfinges por las enormes caras de los políticos, sí se asemejan a las faranoicas construcciones en que se suelen situar en descampados que, en ocasiones, tienen tanto polvo y arena como El Cairo. En ambos casos, su utilidad ha quedado limitada o enterrada por el avance de la civilización. Sin embargo, algo queda claro: a nadie se le ocurriría plantear su desaparición.

Galería fotográfica facilitada por Emilio Feliu: 25 años de Paz – Campaña publicitaria política en el franquismo