“Hay que llevar al límite el control para acabar con la violencia en el fútbol”

Tomás Moya | Director de Comunicación del Hércules C.F.

El equipo no se encuentra en la Liga de Fútbol Profesional, pero adopta sus medidas contra la violencia en los estadios

El club alicantino se posiciona contra la violencia en el fútbol, y apoya todas las medidas que se están tomando a raíz del fallecimiento del ultra del Deportivo de la Coruña. Pero el Hércules cuenta con peñas que han sido señaladas por enfrentamientos violentos fuera del estadio.

Pregunta. ¿Qué opinión tiene el Hércules C.F. respecto al trato que se le está dando a los ultras tras el último incidente?

Respuesta. Estamos totalmente a favor y de acuerdo con que se extremen este tipo de medidas y que se controlen al máximo. El año pasado estábamos dentro de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), este año no porque hemos bajado a Segunda B, pero estamos de acuerdo y de hecho nos regimos con las normas de la LFP. En principio estamos de acuerdo.

P. ¿En Segunda B no se rigen por las mismas normas?

R. No estamos dentro de la Liga de Fútbol Profesional, aunque la ley en contra de la violencia es la misma para todos. Pero en todo caso, las últimas declaraciones del presidente, las últimas acciones que han tenido sobre todo contra los gritos, y con todo lo que se ha extremado últimamente, estamos de acuerdo. De hecho aquí, en coordinación con la policía, pues también se aplica.

P. Entonces, ¿le parecen justas las medidas que está adoptando Javier Tebas?

R. Sí, me parecen justas. Me parece que es la línea en la que tiene que caminar el fútbol español. Es decir, tolerancia cero.

P. ¿Expulsar del estadio por insultar?

R. Eso se tendrá que regular bien, pero evidentemente sí. Hay que llevar al límite el control hasta conseguir que en un campo de fútbol haya cero violencia. Desde verbal hasta física.

P. ¿Creen que los medios de comunicación han magnificado el tema de la violencia o ustedes ven que esto existe en los campos?

R. Entran a valorar el papel de los medios no es nuestra obligación como club de fútbol. Son fundamentales para erradicar la violencia, y así se ha visto. Los medios de comunicación se han posicionado claramente en contra. Es una pena que tenga que ser por estos últimos incidentes tan graves que se han vivido últimamente con el aficionado del Deportivo. Pero bueno, que los medios de comunicación hagan frente común al lado del fútbol en contra de la violencia es bueno.

P. Pero el tema de la violencia lleva muchos años en el fútbol y parece que los medios lo acaban de descubrir ahora.

R. No solamente con una noticia de este tipo, eso pasa con cualquier otra noticia.

P. El Hércules cuenta con una grada de animación, ¿qué tipo de aficionados se reúne allí? 

R. Son aficionados que no están calificados como ultras y que solo vienen a animar. Es una grada joven, como existe en otros campos de fútbol. Y en principio no es una grada ultra ni mucho menos, es una grada de animación que de hecho, hemos puesto en funcionamiento esta temporada y con la cual no existe absolutamente ningún tipo de problema.

P. ¿El club facilita habitaciones para el material de los ultras? ¿Alguien del club revisa el material que se deja allí?

R. Efectivamente. Los últimos años el club tiene una habitación donde se ayuda a los aficionados con ese material. Pero en todo caso, esa habitación está controlada por nosotros y si algún día hay algún problema, lo conocerá la policía y estará totalmente controlado. Lo que hay ahí simplemente es material de animación.

P. ¿Por qué se disolvió la peña Herculigans?

R. Eso no lo sé, habría que preguntarle a ellos.

P. Según miembros de la peña fue el Club quien la disolvió.

R. No me consta.

P. ¿Bajo los nuevas normas de expulsar a los ultras, no se debería disolver Curva Sur?

R. Es que no es una cosa que nosotros tengamos que disolver si no han hecho nada. Si hubiera cualquier actitud ajena a las normas de comportamiento, habría que disolver esa o cualquier otra peña y no se les dejaría entrar en el terreno de juego.

P. ¿No consideran ultras a los Curva Sur?

R. No los consideramos una peña ultra, sino una de animación.

P. ¿Alguna vez ha habido altercados dentro del campo entre aficiones rivales?

R. Hace mucho tiempo que no hay altercados dentro del Rico Pérez. Afortunadamente nuestras peñas son deportivas y hace mucho que no hay nada de eso. En todo caso son pequeños problemas que pasan en un campo de fútbol a nivel de seguridad, pero bueno, está coordinado por la Policía Nacional y nosotros simplemente nos ponemos a su disposición.

P. Fuera del campo hay enfrentamientos entre aficionados herculanos e ilicitanos.

 

R. Efectivamente, fuera del campo nos ha constado que han quedado algunos aficionados. El año pasado hubo un incidente que es público en las calles de Alicante pero la policía actúo y esas personas que se identificaron no pueden entrar a los campos de fútbol. Todo eso se rige por la Ley Antiviolencia.

P. ¿La seguridad del estadio tiene algún dossier con símbolos prohibidos para impedir su entrada al estadio?

 

R. Todos los vigilantes de seguridad privada tienen una formación específica en eventos deportivos y en seguridad y violencia. En el campo hay algunos carteles donde se especifican los símbolos que están prohibidos.

Simbología prohibida en los estadios / Mov. contra la Intolerancia

Simbología prohibida en los estadios / Mov. contra la Intolerancia

 

P. ¿Los aficionados tienen acceso a esa información?

R. Los aficionados también tienen acceso al dossier, es público.

 

Audio

Reportaje “La cara sur de los ultras”. De Irene García y Ángeles Fischer

“Curva Sur solo es un grupo que anima al Hércules en las buenas y en las malas”

 

Curva Sur | Peña asociada al Hércules Club de Fútbol

“Violentos, que buscan a toda costa el enfrentamiento y la agresión a los seguidores contrarios”, así es como la mayoría de la gente describe a un ultra del fútbol cuando se les pregunta su opinión. Nada más lejos de la realidad, Curva Sur es un grupo de aficionados alicantinos fundado en agosto de 2008 con la única intención de “alentar a su Hércules”. Se declaran apolíticos, pero se muestran reticentes ante las expulsiones de ultras que se está llevando a cabo tras el fallecimiento de Jimmy.

Pregunta. ¿”Curva Sur” se posiciona en alguna ideología política?

Respuesta. Curva Sur Hércules es un grupo que se dedica a apoyar al Hércules Club de Fútbol en las buenas y en las malas, y es nuestro único cometido. Evidentemente, a la gente que viene con nosotros no le preguntamos cuáles son sus ideas políticas, ya que consideramos que una cosa no tiene nada que ver con la otra.

Graffiti en los aledaños del Rico Pérez /Irene G.

Graffitti en los aledaños del Rico Pérez /Irene G.

P. ¿Qué opináis sobre la prohibición de la entrada al Frente Atlético en el estadio Vicente Calderón?

R. Creemos que es un error, puesto que la inmensa mayoría de los ocupantes de esa grada no han cometido ningún delito, y no deberían de pagarlo con ellos. Además, el club perdería a uno de los principales focos de animación de España y el equipo terminaría notándolo.

P. Si las prohibiciones van a más y afectan a todas las peñas ultras, ¿qué haríais al respecto?

R. Pues haríamos algún tipo de protesta para expresar nuestra opinión, ya sea mediante pancartas, manifestándonos, o por otras vías, pero siempre desde la legalidad, claro está.

P ¿Creéis que todos los ultras del fútbol son violentos?

R. Para nada. Hay gente de todo tipo como en cualquier otro sitio. Es más, podemos asegurar que hay personas violentas que acuden a los estadios y que no pertenecen a ninguna peña ultra futbolera, y que al no acudir en grupo, pasan totalmente desapercibidas. Pero lo que vende son los grupos ultras, y eso los medios lo saben, y aprovechan los pocos episodios de violencia que se dan, para demonizar a este sector.

P. ¿Qué opináis sobre las nuevas medidas que quiere imponer Javier Tebas sobre no insultar en los estadios?

R. Nunca hemos estado a favor del insulto fácil y absurdo, no es nuestro estilo, pero creemos que multar con cifras desorbitadas a toda aquella persona que va a un estadio y en un momento dado pueda insultar por la tensión del partido, es totalmente desmesurado.

P. ¿Veis indispensables las gradas de animación para que el equipo sienta a su afición?

R. Sí. Nada mejor que una buena grada de animación llena de gente, de cánticos y de banderas, para que los jugadores sientan a la afición. De hecho en muchas ocasiones, los partidos los “gana” el jugador número 12 como se suele decir. De nada sirve tener un estadio lleno de gente si los jugadores no sienten ningún tipo de aliento de sus aficionados.

P. ¿Tenéis contacto con la directiva del Club?

R. Únicamente tenemos contacto con el delegado de peñas, que es la persona que se encarga de mediar entre el Club y los aficionados. Pero igual que lo tenemos nosotros, lo tienen el resto de asociaciones herculanas.

P. ¿Os apoyan?

R. Esta temporada el Club nos ha habilitado una zona en la que hemos podido crear una grada de animación que aglutina a todos los miembros de Curva Sur Hércules, así como al resto de aficionados herculanos y de otras peñas que están interesadas en animar a nuestro equipo. También disponemos de un ‘cuartito’ dentro del estadio donde guardamos nuestras pancartas, banderas y todo lo necesario para dar colorido a nuestra zona.

P. Si fuera necesario, ¿seríais capaces de cambiar en algo vuestra forma de actuar?

R. Sí, de hecho todos los grupos ya lo están haciendo. Cada vez se están poniendo las cosas más difíciles en cuanto a represión se refiere y tenemos que apechugar con lo que hay. Pero mientras nos sea posible, y esperamos que así sea, seguiremos luchando por nuestro equipo y por nuestra peña como hasta ahora, y siempre desde la coherencia.

P. ¿Cómo os ha afectado a vuestra vida privada el ser ultras del fútbol? R. En nuestra vida privada no nos afecta para nada, hacemos lo que nos gusta, que es animar a nuestro equipo, y viajar con él a todos los sitios posibles. Creemos que no cometemos ningún delito haciendo esto.

P. ¿En algún momento os habéis planteado abandonar la peña?

R. Nunca nos lo hemos planteado. Sí que es cierto que hay épocas mejores, y épocas peores, pero al final siempre seguimos adelante con la peña y que así sea por muchos años. A día de hoy no nos hemos visto envueltos en ninguna situación grave y no creemos que lo hagamos nunca…

Audio

Reportaje  “La cara sur de los ultras”. De Irene García y Ángeles Fischer

 

De Hércules a Auryn, distintos ídolos con una misma misión

La figura del fan estuvo presente en nuestra sociedad mucho antes de 1960 pues los héroes de la cultura antigua ya tenían admiradores

Auryn se ha convertido para muchas adolescentes en lo que fueron  Los Pecos y Miguel Bosé para sus madres, o lo que fue Aquiles para los griegos del siglo IV a.C. La boyband española ha resucitado el fenómeno fan (o “fandom”) en España seduciendo a millones de personas. El “fandom”  es capaz de hacer que alguien llore y grite desesperadamente al ver a su celebridad favorita, que duerma a la intemperie a las puertas de un estadio, que espere días o incluso semanas por ver a su estrella solo unos segundos o que cruce medio mundo para oír su voz en directo.  A pesar de lo que los medios de comunicación  se empeñen en transmitir, este comportamiento es completamente normal, sano y antiguo.

El “ser fan de” tiene un origen mucho más remoto que The Beatles, sus inicios se encuentran en los héroes de la cultura greco-latina. Jaime Molina, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Alicante explica que la condición de humano que tenían los héroes era lo que hacía que los ciudadanos se identificaran con ellos: “Hércules, Teseo o Perseo fueron hombres que pasaron pruebas hasta alcanzar la semidivinidad. Esta es la característica que los convertía en modelos de conducta, eran personas que habían triunfado”. Los griegos y romanos decoraban sus edificios con imágenes de sus héroes, realizaban grandes obras de arte basadas en ellos y hasta realizaban mitos y canciones en su honor. En la actualidad, el fan empapela su habitación con posters de su ídolo, forra sus carpetas con sus fotos y se aprende todos sus datos personales y profesionales.

Nathan Wind

Jarrón de cerámica antigua. Nathan Wind

La causa de este fenómeno radica en la perdida de los referentes próximos. Según confirma Jordi Ferrus, Antropólogo y profesor en la UMH: “Se produce un fenómeno conocido como “ruptura generacional”. Los padres dejan de ser los modelos de vida de sus hijos, pero estos siguen necesitando referentes, por eso adoptan aquellos que hacen pública su vida. Los referentes lejanos sustituyen a los próximos”. Durante la adolescencia el ser humano necesita identificarse con alguien o algo para crear su propia identidad y sentirse parte de un grupo. Pese a que el sentimiento es individual, el fenómeno fan es colectivo porque se lleva a cabo en grupo.

Internet y las redes sociales han magnificado el fandom y han alentado una falsa sensación de  cercanía entre fan e ídolo. Ricardo Bencomo, psicólogo clínico y profesor de psicología en la UMH, opina que las redes sociales acercan a la gente a las formas de pensar  y opinar de sus ídolos. En cambio, Jordi Ferrus admite que la sensación de cercanía se ha incrementado, pero asegura que es todo una estrategia de marketing: “Las redes sociales no las actualizan los propios famosos, tienen un equipo detrás, que es más un equipo de la compañía discográfica o de la productora, que lo hace”.

El fenómeno fan además de ser un proceso de identificación, también es un proceso de enriquecimiento para las millones de empresas que se dedican a crear nuevas estrellas. Productoras y discográficas se frotan las manos cuando salen fans eufóricas en las noticias, ya que estas, son clientes fijos. Ferrus reafirma que la función que realizan las redes sociales y los medios de comunicación es “crear, recrear y reforzar la dependencia para que así cuando nuestra estrella favorita saque un nuevo producto vayamos directamente a comprarlo”.

Ana con el merchandaising de Auryn. Paula Bonete Cuenca.

Ana con el merchandaising de Auryn. Paula Bonete Cuenca.

Ana Rosa Ortiz es un ejemplo de fan y consumidora de Auryn. Se considera una “AURYNER” integral, y asegura que para ser una buena fan “hay que hacer por tus ídolos todo lo que puedas y más”. Ha comprado los tres discos que ha lanzado Auryn, además de su segundo libro y su álbum de cromos. Su habitación está empapelada con los posters de la boyband española y está dentro de 94 grupos de Whatsapp relacionados con sus ídolos. Ana explica que a estos grupos se accede mediante contactos de Twitter y que dentro hablan para organizarse en actos como conciertos o firmas, pero sobre todo hablan de lo que ellas y de sus pensamientos. Una demostración de que el fenómeno fan es integrador y crea grupos sociales.

Ante la inminente gira Latinoamericana, Ana Rosa se mostró muy recelosa de sus camaradas sudamericanas: “A las españolas nos fastidia mucho que las fan latinoamericanas pidan que  Auryn se quede en Sudamérica porque en España ya ha estado mucho tiempo. Las españolas contestamos que para eso son españoles”. Esto muestra la sensación de posesión que tienen las fans hacia sus ídolos.

Fanfiction

Gracias a la gran red ha nacido en el siglo XXI un nuevo tipo de acción fan, el fanfiction.  Los admiradores no se conforman con soñar con sus ídolos, si no que aprovechan las facilidades que presta Internet para dar rienda suelta a sus fantasías. El  término hace referencia a relatos de ficción escritos y protagonizados por fans donde se inventan una aventura con sus ídolos. Ana Rosa explica que existe una comunidad en la red, llamada Wattpad, en la cual los usuarios pueden publicar cualquier cosa que hayan escrito, ya sea en línea o a través de la aplicación. Asegura que en esta comunidad hay muchísimas auryners. Además añade que “muchas fans crean cuentas de Instagram y Twitter haciéndose pasar por la pareja de alguno de los integrantes, hacen fotomontajes y se inventan historias”. Un ejemplo de fanfiction, una fan inventa una historia con Daniel Fernandez Delgado, integrante de Auryn.

Ana mirando Circus Avenue. Paula Bonete Cuenca.

Ana mirando Circus Avenue. Paula Bonete Cuenca.

Ricardo Bencomo, asegura que el fanfic es algo totalmente normal dentro del fenómeno fan, explica que “es una manera de canalizar sus fantasías con respeto a su famoso favorito. Forman una película en la cual desarrollan una relación mucho más cercana de la que verdaderamente existe”.

De la admiración a la obsesión

Pese a que el tener referentes es algo natural y ha existido siempre, en ocasiones se vuelve patológico. El psicólogo británico John Maltby realizó un estudio en 2003, donde analizó a 700 personas, comprendidas entre los 16 y 60 años. Estas personas respondieron a un cuestionario de actitud hacia las celebridades. De sus resultados, Maltby observó que 1 de cada 3 sujetos padecían el “Síndrome de Adoración a los famosos” en distintos niveles: un 22% bajo, un 12% medio y un 1% patológico.

El primer grupo estaba compuesto por personas moderadas, de carácter extrovertido y  gregario. Utilizan el “ser fan de” como un modo de socializarse y  una forma de entretenimiento.

En el nivel medio los encuestados mantienen una relación personal intensa con su ídolo. Estas personas tienen unos sentimientos muy intensos y compulsivos que rozan la obsesión. Tienden a implicarse emocionalmente en una relación con la celebridad, aunque en realidad no lo conozcan.

La patología se da en individuos con rasgos antisociales, problemáticos, de carácter impulsivo y solitario. Les caracteriza su pérdida de contacto con la realidad, la utilización de un lenguaje agresivo, la convicción de que su ídolo les conoce y les quiere, el padecimiento de enfermedades psicosomáticas y la capacidad de dar la vida, agredir o matar por su mito. En este grupo estaría Mark David Chapman, el asesino de John Lenon.

 Mark David Chapman, asesino de John Lenon. CC.

Mark David Chapman, asesino de John Lenon. CC.

La psicóloga y periodista Pilar Varela afirma que “cuando llegas a la agresión has confundido la realidad con tu imaginación”. El ataque “es una forma de poseer extraordinariamente al personaje, de devolverle la frialdad con la que el fan cree que le están tratando, y esto se produce porque entre ídolos y fans existe una relación desigual”.

Ricardo Bencomo asegura que el comportamiento patológico  se da cuando “no se tiene un nivel de disfrute o de refuerzo suficiente para distribuir a lo largo de su vida en diferentes intereses”. La conducta de un fan obsesionado se asemeja a una adicción: “la persona empieza a perjudicar otras áreas de su vida por un elemento, su ídolo. Su vida empieza a girar en torno a una persona”, explica Ricardo. Por ello el tratamiento que propone contra la esta patología es terapia.

Exceptuando estos últimos casos, el fenómeno fan no tiene nada de enfermizo. El problema está en que los medios de comunicación presentan los extremos de esta realidad porque son más atractivos para la audiencia. De lo que no se dan cuenta es que están convirtiendo un proceso de autodefinición humana en una patología.

Audio Ricardo Bencomo

Audio Jaime Molina