“Pasé de verlo sonreír a no verlo respirar”

Alejandro.C.F. / Testigo de la muerte súbita de un joven de Alicante / (Audio)

 

A. C. F/ Técnico informático

Alejandro.C.F. / Testigo de una muerte súbita. No revela su identidad y posa de espaldas  por respeto a los familiares del fallecido.

La vida de Alejandro.C, un alicantino apasionado del deporte, dio un giro inesperado hace tres años. El joven ha pasado momentos duros, pero nada comparado con presenciar la muerte súbita de su mejor amigo durante una maratón en Barcelona.  Confiesa que, desde la tragedia, lo ha pasado realmente mal y, con mucho dolor, recuerda la peor experiencia que ha tenido.

 

 

 

Pregunta. Más de cien deportistas fallecen al año en nuestro país por muerte súbita, y usted ha sido testigo de una…

Respuesta. Sí, hace tres años murió un amigo mío de esta manera. Ha sido la peor experiencia que he tenido en mi vida.

Pregunta. ¿Dónde tuvo lugar la tragedia?

Respuesta. Fue en Barcelona. Se celebraba una media maratón, y me fui para allá con dos amigos más que conocía del gimnasio. Entrenábamos juntos y siempre nos gustaba realizar este tipo de competiciones.

P. Fue una carrera dura…

R. Era una carrera larga, de 21 Km, 1 hora y media corriendo aproximadamente. La salida fue bien, mi amigo estaba perfectamente. Al cabo de unos cuarenta minutos de carrera, de repente, vi como mi amigo cayó al suelo. Me acerqué a él sin saber qué le había pasado, y ya no respiraba. Pasé de verlo sonreír a no verlo respirar.

P. ¿Los servicios médicos no pudieron salvarle la vida?

R. No. En seguida llegaron los servicios médicos que controlaban ese tramo de carrera y lo intentaron reanimar. Unos minutos más tarde llegó la ambulancia y fueron ellos los que nos dijeron que había fallecido. Más adelante, una vez hechas las pruebas, nos enteramos de que fue una muerte súbita.

P. ¿Y cómo lo vivieron sus familiares más cercanos?

R. Fatal. Él tenía 29 años, no bebía ni fumaba, y hacía deporte. Nadie se imaginaba un final así para él. Mi amigo y yo fuimos los que llamamos a los familiares; y comunicarles lo que había ocurrido fue realmente duro.

P. Después de esta tragedia, ¿qué ha supuesto seguir haciendo deporte para usted?

R. Estuve un año sin hacer deporte y  yendo al psicólogo. Y después de ese año ya pude volver a practicarlo. Sin embargo, ahora voy a hacerme revisiones cardiovasculares, como deberían hacer todos los deportistas, aunque quizá no sirva de nada.

P. Según estudios, los deportistas tienen 2,5 veces más posibilidades de sufrir una muerte súbita que alguien que no lo es. ¿Cree que se puede poner remedio a esto?

R. Creo que no hay nada que pueda impedir que se te pare el corazón de un momento a otro. Todos estamos expuestos a sufrir una muerte súbita. Pero sí es cierto que es mejor hacerse revisiones. Además pienso que es importante que en todos los colegios, institutos y polideportivos tengan un control y un equipo de reanimación por si algo así pasara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *