“Últimamente están llegando profesores Islámicos extremistas a las mezquitas que aportan mucha agresividad a los niños en la Madraza.”

Sor Antonia, Misionera de Las Franciscanas de la Purísima en Mozambique

Sor Antonia, una misionera residente en Mozambique desde el final de una Guerra Civil devastadora. Una visión del paso del tiempo y evolución de este país africano, que te convierte en testigo de la convivencia a través de los años entre musulmanes y cristianos. Su experiencia es un testimonio viviente que da fe de la llegada del yihadismo a esta parte remota y lejana del famoso “Califato” musulmán.

Sor Antonia lleva desde 1994 como misionera en Mozambique.

Sor Antonia lleva desde 1994 como misionera en Mozambique. Fuente/ONG Makúa.

 

UMH: Usted llega a Mozambique tras una guerra civil que devastó el país, ¿de qué creencias se sirvieron los mozambiqueños para seguir adelante tras la Guerra Civil?

Sor Antonia: Tras los acuerdos de paz firmados en Roma en el 1994, el país estaba sumido en la  miseria, la pobreza y las enfermedades abundaban por todas partes. Los jóvenes no tenían ilusión por vivir y eran muy pocos los que estudiaban. Ha habido un cambio muy positivo, hoy los jóvenes tienen ilusión por los estudios, y aunque no tienen posibilidades hacen el todo por todo. Muchos consiguen su objetivo, pero para el mozambiqueño todo es porque así tiene que ser.

UMH: Durante este tiempo de inestabilidad post guerra, ¿hubo enfrentamientos religiosos?

S.A.: En absoluto. Durante el tiempo de inestabilidad, los católicos y los musulmanes rezaban juntos pidiendo la paz. La Parroquia de la Iglesia Católica era el Refugio de todos, católicos y Musulmanes.

UMH: Usted es una misionera y hermana de las Franciscanas de la Purísima, ¿cómo describiría su relación con los mozambiqueños desde su llegada hasta el día de hoy?

S.A.: Desde que llegue a Mozambique siempre he sido muy aceptada por pequeños y grandes. Y aunque no entiendo el por qué, soy muy querida por los Musulmanes. Los jóvenes mahometanos, como ya me ven viejecita, me dicen que cuando muera ellos van a impedir que se lleven mi cuerpo a España. A mí me da la risa. Yo voy a morir aquí y aquí quiero ser enterrada.

UMH: Las misioneras han notado un cambio durante estos últimos seis años con algunos musulmanes extranjeros, ¿Qué diferencia habría en el mensaje religioso entre el musulmán extranjero del mozambiqueño? ¿Ha habido un la convivencia entre los diferentes cultos que hay en Mozambique?

S. A.: Últimamente están llegando profesores Islámicos extremistas a las mezquitas, y no vienen con muy buenas intenciones, aportan mucha agresividad a los niños en la Madraza. Nosotras tenemos un Comedor de Niños en la Ilha, y llevamos dos años cerrando durante el mes del Ramadán. Los niños no vienen porque estos extremistas se encargan de que no lleguen porque tienen que hacer el ayuno. Otra curiosidad es el tema del velo, aquí no había mujeres con la cara tapada y desde hace dos años cada día se ven más.

UMH: ¿Ha habido algún tipo de problema entre estos musulmanes más radicales y las comunidades cristianas?

S. A.: Aquí en Mozambique, los musulmanes son pacíficos y a día de hoy no conozco enfrentamientos entre Religiones. A nosotras nos respetan y andamos libres, cuando tratamos a un enfermo no le preguntamos de que religión es, lo ayudamos siempre que podemos sin mirar la Religión.

UMH: ¿Qué aceptación ha recibido el musulmán extranjero entre la comunidad musulmana del país?

S. A.: Los Islámicos extranjeros son muy bien acogidos por los de Mozambique, estos traen dinero para las Mezquitas. Y aunque el grupo de radicales es grupo pequeño y no tiene muchas fuerzas, curiosamente hay mas problemas  entre ellos que con las demás religiones. Un ejemplo lo vemos durante el mes del Ramadán, nunca se ponen de acuerdo para hacer el ayuno, pero no surge una gran polémica. Los jóvenes Musulmanes siempre están contentos con los que vienen de fuera.

UMH: ¿Qué alternativa podría ser válida para ayudar a estos musulmanes que hacen uso de la violencia?¿Cómo podríamos ayudarles a vivir en paz?

S. A.: Pienso que el respeto al hombre hace que el hombre sea hombre, y que en la dignidad de la persona como persona esta el bien común y la unidad de un pueblo. Por mi parte, este amor hacia los demás bien puede venir dado por el catolicismo. Pero es cierto que el musulmán tiene sus creencias muy arraigadas, y no es fácil ver la conversión de un Musulmán aunque muchos de ellos quieren ser Católicos. Pero tienen miedo a la familia. Sin embargo, entre nosotras tenemos una hermana musulmana que vino a vivir con nosotras para estudiar y se convirtió al cristianismo.