Un camino lleno de obstáculos

Paso a paso, zancada a zancada. Comienzas la nueva andadura con ilusión y energía. Aguantas así varios kilómetros, más de la mitad del recorrido porque tu cuerpo y la motivación te mantienen. El camino es duro, y superas obstáculos, baches y piedras. Llega un momento en el que todo te parece cuesta arriba y tu cuerpo flaquea por todo lo que has soportado durante el trayecto.  Pero subes el ritmo y soportas el cansancio. Piensas que de una forma u otra llegarás, pero que sin lucha, no hay meta que se supere.

Esta metáfora la sienten en la Asociación Avados Alpe (Asociación Valenciana de Displasias Óseas Alpe), una organización sin ánimo de lucro, creada por un grupo de afectados con problemas de crecimiento que  pretenden ayudar a todas las personas que se encuentren en su misma situación y entre todos conseguir soluciones a los problemas que les afectan. Sin embargo, los obstáculos y piedras que se encuentran por el camino les hacen sentir que  su lucha es como una cuesta,  cada vez más empinada. Sobre todo por los problemas económicos. En Avados Alpe  se dan diferentes posibilidades de financiación pero, según la Fundación Gestión y Participación Social, no todas las opciones sirven para todas las organizaciones, por lo que cada entidad tiene un abanico de posibilidades propio. En esta asociación las cuotas son mínimas porque son  pocos los  miembros que la componen y la única forma de recaudar dinero es participando en algún evento solidario, como es la carrera de la Subida al Racó de la Morera que se celebra anualmente en Elche.

Salida de los corredores en el Paseo de la Estación / Itziar Martínez

Esta competición tuvo lugar  el domingo 13 de noviembre en el Paseo de la Estación. La música y el ambiente runner invadieron el centro de la ciudad. Estaba abarrotado, no cabía un alfiler. A las 10:00 horas un cohete dio el chupinazo de salida para dar comienzo a la séptima edición de la carrera. Un total de 1.000 valientes se disponían a correr 16 kilómetros,  con una peculiaridad, que ocho de ellos son de subida (con una altura máxima de 288 metros) y otros ocho de bajada (con un  descenso de 230 metros). Isabel Pomares, organizadora de la carrera, me atendió a pie de meta, mientras esperábamos a que llegaran los corredores. “La mayoría de ellos  son de categoría  Amateur. Hay sobre todo, ilicitanos, participantes locales y también de distintos puntos de la provincia”, apuntó.

El objetivo de los atletas era cruzar la línea de meta, pero el fin de los miembros de Avados Alpe era utilizar el evento para visibilizar y dar a conocer la enfermedad, según declaró José Luis, tesorero de la asociación. Allí reunieron  a familias, niños y adultos “para que se vean que todos somos uno más, que los afectados por la enfermedad no son diferentes”, dijo con delicadeza.

José Luis, tesorero Avados Alpe: “La carrera sirve para dar a conocer la enfermedad. Todos somos uno más y los afectados no son diferentes.”

En Elche no se conoce con exactitud el número de personas que padecen esta enfermedad. La asociación la componen 25 familias, aunque son más las afectadas.  La atención temprana es su primera necesidad. Es fundamental para que tengan un mínimo desarrollo físico porque a nivel cognitivo no padecen ninguna irregularidad.

Pero eso de que el dinero no trae la felicidad tiene muchos matices. Para Avados Alpe tener dinero implica invertir en calidad de vida de los afectados, lo que les hace más sanos y felices.  La recaudación de la carrera la destinarán a realizar actividades, reuniones de familias y ayudar a los socios en gastos que no cubre la Seguridad Social, o al menos en su totalidad.

El dinero recaudado en la carrera irá destinado a realizar actividades, reuniones de familias y ayudar a los socios en los gastos que no cubre la Seguridad Social

Para los afectados de Displásea Ósea y sus familiares, la vida es dura. Más de lo que 16 kilómetros de carrera y subida por montaña pueden parecerte. Para ellos es una continua lucha por avanzar y hacerlo en  la mejor condición posible, como los corredores.

La Policía Local llegaba en bicicleta a los  cincuenta y siete minutos de carrera.  Detrás venían los tres ganadores, a tan solo 20 segundos de diferencia entre uno y otro. Llegaron haciendo la liebre, una técnica muy utilizada en las carreras populares. Esta estrategia consiste en que un corredor marque el ritmo a otro corredor o a un grupo de personas. Las liebres son más populares en las maratones, pero la idea de hacer de liebres es para que los corredores tengan una referencia durante los kilómetros que le separa de cruzar la meta.

 El primero en llegar fue Francisco Maciá. El dorsal 815 cruzó la línea de meta a los 57 minutos y tres segundos. Cristian Fernández quedó en segunda posición, seguido del ilicitano Rafa González. Se jugaron la victoria en los últimos 500 metros del Paseo de la Estación.

Francisco Maciá llegando a la meta / Itziar Martínez

Los participantes llegaban apagando el cronómetro del reloj o abrazándose entre los compañeros de los clubes al cruzar la línea de meta. Manuel Riquelme y Andy Velasques, corredores habituales de este tipo de eventos, me contaron su experiencia y destacaron que lo complicado de la carrera fueron los cambios de ritmo debido a las subidas y bajadas durante el recorrido. Y añadieron: “Correr  con pendiente carga mucho las piernas. Las bajadas también son complicadas porque sufres el desgaste de las piernas que han corrido cuesta arriba unos cuantos kilómetros. Además mentalmente también hay que estar fuerte. Las subidas pueden motivarte o hacerte venir abajo.”

La ilusión y la motivación invadieron el Paseo de la Estación al llenarse de corredores que superaron la prueba. Todos ellos pasaron a la zona de avituallamiento para comer y beber y así recuperar fuerzas. Allí también estaban los miembros de Avados Alpe, con más ilusión que los propios corredores. Para ellos esa carrera fue su lugar de avituallamiento, donde recargar energía y recuperar fondos para poder  seguir adelante y superar nuevos retos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *