Un proyecto en “construcción”

Los placeros del Mercado Central de Elche exigen una solución inmediata para la mejora de sus instalaciones después de meses de incertidumbre

El proyecto se viene abajo, o quizás el edificio. Un misterio aún por resolver. Un proyecto que no encuentra solución bajo la atenta mirada de la ciudadanía ilicitana. Lo que sí es obvio es que se necesita un cambio. El Mercado Central de Elche está a la espera de la resolución del caso que puede cambiar por completo la zona comercial del centro de la ciudad.

El Mercado Central de Elche busca una solución inmediata para lograr lo que la mayoría de placeros llevan pidiendo desde hace unos años atrás: la construcción de un nuevo Mercado.

El plan dirigido por la empresa Aparcisa para realizar el nuevo Mercado sufre un estancamiento por la indecisión del Gobierno ‘tripartito’ de la ciudad ilicitana. Los placeros se encuentran divididos en dos grupos. Por un lado, están los trabajadores a favor del proyecto, situados actualmente en el Mercado Provisional, que se encuentra en la Avenida de la Comunidad Valenciana. En el otro ‘bando’ se encuentran los vendedores que no quieren que se lleve a cabo la idea de la empresa de construcción, sino que demandan una rehabilitación del mercado actual, que es donde están hoy por hoy.

Arriba, el exterior del Mercado Central; abajo, el del Mercado Provisional

Arriba, el exterior del Mercado Central / Abajo, el del Mercado Provisional

La idea de la constructora ofrecería distintas variantes que beneficiarían no solo a los placeros, sino a todos los ciudadanos de la localidad ilicitana, ya que contaría con más de 50 puestos para los placeros, un supermercado, restaurantes de todo tipo de comidas, una terraza descubierta y cerca de 300 plazas de aparcamiento. Pero aún no hay pronunciación por parte del ‘tripartito’.

El Gobierno guarda las distancias y alega que los informes de la empresa gallega tienen una serie de fallos que por el momento imposibilitan seguir adelante. “Los técnicos municipales han detectado múltiples errores y deficiencias en los informes que nos ha proporcionado Aparcisa”, declara José Manuel Sánchez, concejal de Urbanismo. Y añade: “Damos un mes a la empresa para corregirlos porque son errores que ya encontraron los técnicos en 2014”.

Bien se sabe que ninguno de los tres partidos que gobierna actualmente en la ciudad ilicitana está a favor del proyecto que en su día aprobó el Partido Popular. Pero los ciudadanos ya están hartos de la tardanza del equipo de gobierno, así como también los placeros del Mercado Provisional. “Este tema se está retrasando por un capricho político porque no hay otro argumento”, crítica Manuel Valverde, portavoz de los placeros del Mercado Provisional. Además, Valverde declara que “el 90% de la gente de aquí no volvería al viejo Mercado en caso de no realizarse el proyecto, por lo que perderían un servicio necesario para la ciudad”.

“Este tema se está retrasando por un capricho político”, critica Manuel Valverde, portavoz de los placeros del Mercado Provisional.

Los placeros están decepcionados con la actuación del ‘tripartito’ y su portavoz manda un mensaje al Alcalde de Elche, Carlos González, y a sus dos concejalas, Mireia Mollà y Cristina Martínez: “Es triste que en cinco meses que llevamos aquí, el Gobierno no se haya personado en el Mercado provisional. Que sean políticos de verdad y velen por su pueblo porque ya han captado los votos que tenían que captar”. El portavoz no deja un cabo sin atar y avisa al equipo de gobierno de la multa a la que se enfrentarían en caso de no seguir adelante con el proyecto. “Si no saliera adelante, sería una ilegalidad muy seria. No creo que se quieran arriesgar a pagar una indemnización de más de 15 millones de euros”.

Ante esta situación, el concejal de Urbanismo se mantiene cauto: “No queremos llegar a esa situación. Nuestro objetivo prioritario es llegar a un acuerdo con Aparcisa porque creemos que el proyecto no es lo más conveniente para Elche”. Y agrega: “No nos hemos personado  en el Mercado Provisional porque si estábamos en contra del proyecto en la legislatura del Partido Popular, no sería coherente visitarlo ahora mismo”.

A la izquierda, el Mercado Central con tan sólo cuatro puestos abiertos / A la derecha, el Mercado Provisional con su clientela habitual

A la izquierda, el Mercado Central con tan sólo cuatro puestos abiertos / A la derecha, el Mercado Provisional con su clientela habitual

Mientras tanto, políticos de la ciudad también dudan de la capacidad de este equipo de gobierno a la hora de decidir lo mejor para los ciudadanos ilicitanos. Jesús Pareja, primer edil del Partido de Elche, se muestra crítico con el ‘tripartito’: “Cuando se analizan las cosas de manera excesiva, se acaba paralizando un proyecto y el equipo de gobierno no sabe muy bien la dirección que debe tomar”. Además, Pareja, junto a su equipo, tiene muy claro cuál es la mejor solución al problema. “Lo más razonable es hacer una consulta popular y así poder caminar con la conciencia tranquila por haber hecho lo que pide la sociedad”, afirma el portavoz del Partido de Elche.

Pero no toda la localidad desea esa propuesta sugerida por Jesús Pareja. Manuel Valverde responde con dureza ante la posibilidad de una consulta popular: “Cuando se presenta un concurso, los políticos deben leerse las bases del concurso. Si ven algo ilegal o piensan que debe haber una encuesta popular, que la hubieran hecho es su momento. A tiro pasado no se puede hacer nada. Lo veo absurdo”. Y añade: “Es más, la consulta popular ahora es la afluencia que tenemos de gente al Mercado Provisional y la gente que demanda el nuevo Mercado. Esa es la consulta popular más válida para que se enteren ya de que Elche demanda un Mercado Central nuevo”.

La cata arqueológica es otro gran escollo que se presenta para los placeros que reivindican el nuevo Mercado Central. Vicente José Segura Pastor, arquitecto, revela que puede seguir adelante el proyecto. “Si las ruinas no tienen mucho interés, la obra se queda paralizada durante la inspección. Toman fotografías, muestras, realizan un informe y se llevan a un museo las partes que tengan interés y luego se inicia la obra”, verifica Segura Pastor. Sin embargo, el arquitecto avisa de que sí hay posibilidad de cancelar el contrato si se encuentran ruinas arqueológicas de gran magnitud: “Si aparecen unas ruinas que tienen un interés tremendo, como por ejemplo, un anfiteatro romano, se pueden suspender las licencias y esa zona pasaría a ser de especial protección y, por lo tanto, no se podría construir”.

“Si aparecen unas ruinas que tienen un interés tremendo, como por ejemplo, un anfiteatro romano, se pueden suspender las licencias y esa zona pasaría a ser de especial protección y, por lo tanto, no se podría construir”, avisa el arquitecto Vicente Segura.

El portavoz del Mercado Provisional afirma que el Mercado Central “está construido un metro por debajo de la cota cero” por lo que, según Valverde, “en caso de haber ruinas arqueológicas debajo del edificio, éstas estarían ya destruidas”.

Una historia sin fin. Habrá incertidumbre durante un período de tiempo. Pero hay una cosa segura. Sí o sí habrá mercado, se lleve a cabo el proyecto o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *