Una sociedad basada en el “videoclip mainstream”

Se trata del sitio web con más influencia en el mundo junto con Facebook. Youtube cuenta con los 10 videoclips más vistos, los cuáles son conocidos como videoclips mainstream e influyen directa e indirectamente en los jóvenes a través de la difusión de mensajes violentos, machistas y vejatorios.

Considerado el portal de vídeos líder en el mundo, Youtube se ha convertido en uno de los medios con más influencia a nivel social, sobretodo entre los jóvenes. Este espacio web no solo proporciona entretenimiento, sino que también es el lugar de trabajo de cada vez más personas, los conocidos como youtubers, gamers o bloggers.

20161025_213825

Joven de 16 años observando un videoclip musical en Youtube.

Sin embargo debido a su gran influencia, Youtube guarda un gran peligro del que poca gente es consciente. “Recibirás una bofetada si lo miras, zorra”, “jódeme y serás asesinado” o “tú no consigues esas chicas, tú no logras ese dinero”, son algunas de las frases que pertenecen a los videoclips musicales más visitados de este portal web y cantantes como Nicki Minaj, Lil Wayne o Jennifer López y Pitbull no son una excepción. La mayoría de los vídeos musicales que consumen millones de jóvenes en la sociedad actual, envían mensajes que provocan e incitan a un comportamiento violento, sexista y vejatorio o incluso al consumo de drogas. Así lo ha confirmado la tesis doctoral titulada “Industrias culturales y juventud en sistema-mundo; el videoclip mainstream como mercancía y reproductor de ideología” realizado por John E. Illescas y defendido en la Universidad de Alicante.

“Recibirás una bofetada si lo miras, zorra”, “jódeme y serás asesinado” o “tú no consigues esas chicas, tú no logras ese dinero”, son algunas de las frases que pertenecen a los videoclips musicales más visitados de Youtube.

A pesar de los estudios e investigaciones ya realizados todavía quedaba mucho por averiguar en este campo. Es por ello que Jon E. Illescas ha realizado este estudio, descubriendo así que existe una gran relación entre lo cultural y lo económico, en lo que a videos musicales se refiere. Es decir, es la promotora la que proporciona el dinero y por tanto la que marca las pautas de los videos musicales. “Cuanto mayor sea su presupuesto, menor libertad tiene el director del videoclip” alega el sociólogo. Por esta misma razón, todos los cantantes que han querido llevar su carrera musical por otro camino, es decir, promover otro tipo de mensaje en sus canciones (que no incluya la violencia, las drogas, la importancia del dinero, etc…) han sido apartados de forma directa o indirecta, pues la promotora tan solo tiene que proporcionar menos capital para la elaboración del videoclip. Un claro ejemplo de esta situación es Michael Jackson.

“Cuanto mayor sea el presupuesto de la productora, menor libertad tiene el director del videoclip” alega el sociólogo.

Este estudio se llevó a cabo través del análisis cualitativo y cuantitativo del contenido de 400 videos musicales divulgados entre 2007 y 20012.  En ellos estaban incluidos los videos más vistos cada año en YouTube y los más premiados, pues algunos contaban con los premios de la cadena MTV o Grammy. Todo ello se compaginó con una serie de entrevistas a grupos de jóvenes en Orihuela y en Madrid. Además se investigó los mensajes de páginas de fans de las principales estrellas musicales. Como resultado, se pudo confirmar que los videoclips musicales han evolucionado de tal forma que se puede observar cómo se sostienen en tres pilares o características fundamentales: la humillación a las personas, la potenciación del machismo y la riqueza.

Por otro lado, la tesis resalta que el 81% de los vídeos mainstream, es decir, aquellos con un gran presupuesto económico y de gran influencia social, tienen un alto contenido sexual. A diferencia de 1999 que apenas llegaban a la mitad. Por otro lado, durante el estudio también se contabiliza que el 16% de estos productos hacen una apología de la fiesta continua, la cual no es posible sin el consumo masivo de alcohol y drogas y donde, de media, a cada hombre se le ve con dos mujeres. Estos videoclips musicales degradan las relaciones afectivas, tanto amorosas como las de amistad o familiares. ¿Las causas? La continua relación que se establece del éxito con la belleza, la clase social y la riqueza. Es por ello que Jon E. Illescas afirma que estos videoclips mainstream promueven una ideología propia de la burguesía.

Así mismo, se puede observar como en los vídeos musicales se fomenta la competitividad, se invita a vivir de forma hedonista el presente y a buscar el placer más intenso y lo más inmediatamente posible. Además, la pobreza apenas hace acto de presencia, ya que es la riqueza el sinónimo de felicidad. Al mismo tiempo que los valores humanistas se debilitan o incluso desaparecen. En conclusión, estos videoclips mainstream, de gran influencia en la sociedad, giran entorno a dos principales valores: el individualismo y la riqueza, propios de un sistema capitalista.

La tesis sostiene que en estos mensajes predominan valores negativos como la agresividad, la violencia, el vocabulario soez y ofensivo, la competitividad permanente, el individualismo posesivo, la hipersexualización de las relaciones o la cosificación del ser humano, el gusto por la jerarquía, el culto a la riqueza material y al dinero como supremo fin de la vida. Sin embargo, las letras de estos videos musicales no hacen referencia a los problemas actuales de nuestra sociedad, es decir, a la crisis económica, a las desigualdades sociales o a los problemas medioambientales con los que nos encontramos. Por otro lado, esta tesis afirma que los videos musicales grabados y rodados en Latinoamérica o de estilo latino proporcionan mensajes más peligrosos para la sociedad pues cuentan con un nivel de machismo y violencia mucho mayor al resto.

En cuanto al futuro de los jóvenes y del nivel de influencia que pueden llegar a tener estos videos musicales, el sociólogo Jon E. Illescas opina que con el tiempo irá empeorando y que tan solo ve como solución el “crear una sociedad nueva”. A pesar de ello, afirma que todo cambio debe empezar por la educación, aunque se trata de una transformación demasiado compleja y que no solo atañe a los profesores e instituciones educativas, sino también a los padres y a los organismo políticos.

okokok

Número de interacciones realizadas en Youtube.

Rafael Alcázar, licenciado en sociología, realiza parte de su labor profesional en los Juzgados de Familia y de Violencia sobre la Mujer en Alicante. Al mismo tiempo que imparte cursos sobre la violencia intrafamiliar. Es por ello que afirma que con los mensajes de estos videos musicales los adolescentes aprenden comportamientos violentos y los normalizan en su vida cotidiana.

“Erradicar la violencia no creo que sea posible. Si lo puede ser orientarla hacia fines positivos y para esto se necesita un cambio en todos los órdenes: individual, social y cultural.” afirma el sociólogo como respuesta y solución a los problemas que conllevan los comportamientos machistas y violentos de los jóvenes actualmente. Se trata de unos valores que atentan contra los derechos humanos, sobretodo contra la mujer.  “Si se habla de pegar una bofetada o llamar zorra y asesinar, estamos hablando de un comportamiento vejatorio, injurioso y degradante hacia cualquier otra persona” alega Rafael Alcázar.

jcb

Javier Carmona Benitez, consultor SEO y SEM y experto en Internet y Redes Sociales.

El videoclip musical es el producto cultural más consumido por los jóvenes de todo el mundo, por encima del cine o las series de televisión. Una de las causas del éxito de los videoclips es el alto grado de interés y atracción por la música durante la adolescencia. Javier Carmona, consultor SEO & SEM especializado en Internet 2.0, en diseño Web y Social Media, aclara que estas canciones no solo llaman la atención de los más jóvenes, sino de un público más amplio. Es decir, la clave del éxito de estas canciones no es la edad, sino la base socio-cultural. 

Es por esta razón que existe una solución para acabar con esta influencia negativa en los jóvenes. “La base genética y biológica del ser humano es importante pero lo que puede provocar un cambio, es el entorno en el que nos desarrollamos, sobretodo durante los primeros años” afirma Javier Carmona. Así pues, para poder transformar esta situación es necesario empezar por una reforma en la educación. Para ello se debe cultivar la mente a nivel intelectual, se debe enseñar a pensar no solo en el presente sino también en el futuro, al mismo tiempo que es necesario aprender que lo primordial no es el sexo, el físico o la riqueza. Tan solo de esta manera, es decir, a través de la educación, se podrá llegar a un cambio en la sociedad y por tanto, en los jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *