Vanesa Romero, una estrella que comparte su luz

De la fama suele decirse que es efímera, pero pocas veces se la califica de ‘útil’. Y no me refiero a su provecho para conseguir fácilmente una mesa en el mejor restaurante de la ciudad o un par de copas gratis en el garito de moda. Lejos de esas banalidades, numerosos rostros conocidos emplean generosamente su fama para dar visibilidad y amparo a aquellos que, víctimas de las circunstancias, se pierden entre sus problemas. Así lo demostró Vanesa Romero durante la presentación de su libro ‘Reflexiones de una rubia’ el pasado sábado 19 de noviembre en el Fórum de Fnac Bulevar en Alicante, su tierra natal.

Vanesa Romero presenta su primer libro en Fnac Bulevar junto al periodista Antonio Ubero (izquierda) y la escritora Mar Cantero (derecha) | David Sala

Vanesa Romero presenta su primer libro en Fnac Bulevar junto al periodista Antonio Ubero (izquierda) y la escritora Mar Cantero (derecha) | David Sala

La actriz apareció puntual ante casi un centenar de personas que la recibieron con interminables aplausos a las doce del mediodía. Y lo hizo acompañada por la escritora y coach literaria Mar Cantero y el periodista Antonio Ubero, que se encargaron de arrancar la presentación. Después de que Cantero destacase la irresistible filosofía de vida y las sorprendentes dotes literarias de la alicantina, Ubero prefirió resaltar el imprescindible papel que desempeñan los personajes públicos en las redes para denunciar ciertos abusos y ayudar a superarlos. Una temática que durante el coloquio posterior con los asistentes desembocó en el capítulo más llamativo del libro y uno de los más duros de la vida de su autora: el acoso escolar.

A través de las palabras de Romero quedó constancia de que, más allá de su evidente talento interpretativo o su espectacular físico, ella es todo un ejemplo a seguir. Pero no el único. Desde la internacional Lady Gaga hasta el presentador patrio Jesús Vázquez (quien próximamente estrenará el rescatado programa ‘Proyecto Bullying’, en cuyas grabaciones también participó Vanesa Romero), son numerosos los personajes públicos que dan voz y consuelo a quienes hoy sufren lo que ellos padecieron, facilitando un ejercicio de catarsis altamente útil y reconfortante para aquellos que ahora soportan esas injusticias.

“Es necesario perdonar para avanzar en el camino, como yo hice”, aconsejó la actriz desde su experiencia como víctima del acoso escolar

“El corazón me pedía contarlo y estoy agradecida a esta oportunidad por permitirme hacerlo”, se sinceró la actriz, justo antes de que varios testimonios espontáneos de jóvenes y madres allí presentes consiguieran conmovernos a todos; especialmente a ella, cuyos ojos casi húmedos contemplaron el reflejo de su pasado en la piel de quienes le agradecían el relato de su experiencia. “Es necesario perdonar para avanzar en el camino, como yo hice”, les aconsejó. Una amarga pero sanadora ponencia de emociones de la que surgió una paradójica y reconfortante conclusión para la actriz de ‘La que se avecina’: quizás ese episodio de su vida fuera un frío preámbulo al cálido amparo que ahora encuentran en sus palabras las víctimas del bullying.

La actriz Vanesa Romero durante la presentación de 'Reflexiones de una rubia' en Alicante, su ciudad natal | David Sala

La actriz Vanesa Romero durante la presentación de ‘Reflexiones de una rubia’ en Alicante, su ciudad natal | David Sala

Por suerte, el regusto amargo que desprendía la conversación con el público allí presente recuperó la jovialidad y ternura con la que comenzó gracias a la pícara duda de un anciano: “¿Te han servido las clases de lengua del colegio para escribir el libro?”, le preguntó a la actriz el que resultó ser un antiguo profesor suyo. Esta visita se sumó a las de otros familiares y amigos que presenciaron y compartieron con orgullo y cariño el éxito de la alicantina.

El derroche de afecto continuó tras la presentación, durante la hora adicional que Vanesa Romero dedicó a firmar los ejemplares de quienes allí se acercaron, atendiéndoles con una amabilidad y naturalidad asombrosas. Extensas dedicatorias, abrazos que también lo eran e incluso algún selfie fueron los detalles con los que la paciente rubia agradeció el cariño e interés de todos sus lectores y que acabaron por cumplir con creces las expectativas que ellos me habían creado horas antes.

La alicantina atendió a los asistentes con una amabilidad y naturalidad asombrosas, regalando abrazos y dedicando ejemplares de su debut literario

“A diferencia de otras celebridades, ella es muy cercana y nos transmite mucha positividad”, comentaba una de sus admiradoras a media mañana, mientras esperábamos a que comenzara la presentación. En ese momento todavía no podía confirmar si era tan entrañable como me hacía sospechar, pero sí sabía de buena tinta (nunca mejor dicho) que Romero rebosa una energía reparadora y apetitosa que se aprecia en las páginas de su recién estrenado manual de vida. A pesar de lo que muchos pueden pensar de un libro escrito por una estrella mediática, ‘Reflexiones de una rubia’ está cargado de lecciones universales y curiosas recomendaciones extraídas de las vivencias y el particular estilo de vida de su autora, quien se estrena como tal con una correcta prosa y un título casi sarcástico que toma prestado de su blog.

Pasadas las tres del mediodía, allí solo quedó el eco de las sonrisas que me habían recibido horas antes y que me adoptaron como un seguidor más de Vanesa Romero que, como ellos, la esperaba con su libro bajo el brazo. Y la verdad es que, tras leer sus ‘reflexiones’, debo admitir que no se equivocaban demasiado al considerarme como tal. Acabé contagiándome de la admiración por una actriz a quien las útiles dificultades y su incansable valentía la llevaron a dar con su propia receta de la felicidad, que ahora compartía con todo aquel que la quisiera. Fue entonces cuando recordé la respuesta que la rubia me dio cuando la reté a invitar a aquellos que no se crean necesitados de un manual de autoayuda a leer el suyo: “Cuando el libro llega a tus manos es porque en él hay algo para ti que debes conocer”. En ese instante, absolutamente convencido y fascinado, acabé dándole la razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *