Viaje al centro de la obra de Tolkien

img-20161122-wa0000

Marcos Rodes impartiendo la charla-coloquio “El viaje de Frodo y la construcción del héroe moderno en Tolkien”

Son las 20.00h en la ciudad de Alicante, y me dirijo a una charla que todo amante de la literatura fantástica desearía asistir. La charla-coloquio del de El Ciclo del Héroe “El viaje de Frodo y la construcción del héroe moderno en Tolkien”. Impartida en el Centro Imaginalia de la Ciudad de Alicante, por el licenciado en Psicología por la UNED, Marcos Rodes.

Llegado el momento de iniciar la charla y Marcos Rodes comenzó explicando al público un poco sobre la biografía del escritor británico John Ronald Reuel Tolkien (J.R.R.Tolkien).

“Tolkien como escritor fue una persona que ha hecho soñar a muchas personas con mitos y epopeyas, con un sentido heróico de vida, con una orientación hacia el bien, y con un rechazo hacia el mal y lo oscuro”, dijo Marcos Rodes.

El conocimiento de diversas lenguas antiguas europeas durante todas su vida, hizo que plasmara los más famosos mitos de cada lengua en su obra. Destacando temas como la lucha entre el bien y el mal, el concepto de muerte y su posible transcendencia después de la muerte, y la vía heroica. La principal fuente de inspiración del autor fue la poesía épica (historias sobre el héroe clásico) como La Iliada con Aquiles o La Odisera con Ulises. Estas historias, servirían de inspiración para la creación de su segundo libro más famoso, el Silmarillion (una recopilación de relatos épicos de diferentes héroes y períodos de la Tierra Media).

“Hay una gran correlación entre el Olimpo y la mitología de Tolkien”, comentó Marcos Rodes, coordinador de la charla-coloquio sobre el autor

Otras fuentes de inspiración, según cuenta Marcos Rodes, fue el cantar de gesta, de grandes libros como Beowulf, el Cantar del Mio Cid o el Cantar de Roldán. En él, tomaba conceptos de seres fantásticos y de la mitología greco-latina para la creación de su universo mágico en el Silmarillion. “Hay una gran correlación entre el Olimpo y la mitología de Tolkien”, comentó Rodes. Ya que en ambas obras existe una cantidad ingente de dioses, (dioses del aire, del mar, de la tierra, de la guerra…etc).

El amor cortés también fue otro género narrativo que sirvió de inspiración a Tolkien. Ya que en todas las historias del autor, a diferencia de otras obras de nuestro siglo, el amor está exento de erotismo. “Es un encuentro entre dos almas, una relación de amor desde un trato cortés”, argumentó Marcos Rodes. Y por último encontramos los libros de caballería. “El Señor de los anillos” muestra una gran relación con una gran obra nacional, El Quijote. En ambos se suele utilizar a un personaje (Sam en el caso de “El Señor de los anillos”) que es el gran acompañante y el fiel servidor del protagonista. Con una mentalidad muy práctica, que utiliza refranes para cualquier situación. “Cuando vemos a Sam en el señor de los anillos realmente nos recuerda a Sancho Panza”, concluyó Rodes.

Tras haber dado un vistazo a las influencias de otras obras en el señor de los anillos, comenzó la parte que da nombre a la conferencia, “El viaje de Frodo y la construcción del héroe moderno en Tolkien”. Para ello, Marcos Rodes hizo alusión al escritor y mitólogo Joseph Campbell, quien 4 años antes de la publicación del señor de los anillos publicó un libro con la que sería la principal estructura de todas las novelas de fantasía y de los guiones de cine, “El viaje del héroe”. En él se muestran los 12 elementos o momentos que estructuran todas las novelas y películas.

viaje-del-heroe02

Como primer elemento de este esquema encontramos ‘El mundo cotidiano’. El mundo o lugar donde el futuro héroe se encuentra y vive. En el caso de Tolkien, se encuentra en La Comarca, hogar de Frodo (el protagonista) en el Señor de los Anillos. ‘La llamada a la aventura’, otro elemento de “El viaje del héroe”. Y el momento en el que se incita al protagonista a salir de la zona de confort para encabezarse en una aventura. En el caso de Frodo, el momento en el que decide llevar el anillo.

‘El encuentro con el mentor’. Supone un elemento que los autores suelen utilizar para crear un estado de permanente curiosidad de la vida. Y tener la capacidad de poder aprender de personas con experiencia. En este caso, Gandalf (el mago que ayuda a Frodo) actúa como mentor de este. En cualquier momento de la historia encontraremos ‘El compromiso’. El momento en el que el protagonista se compromete con una idea superior para conseguir sus objetivos. Y que según Marcos Rodes, debe representar un verdadero beneficio para la humanidad.

La idea del mal para Tolkien representa la desconexión del hombre con la naturaleza a causa de la industrialización

En toda historia, el protagonista suele encontrar ‘Las pruebas, los aliados y los enemigos’. Que se suele representar con la lucha entre el bien y el mal. En este punto, Rodes hizo una referencia a la anterior conferencia sobre El Ciclo del Héroe. Donde se trataba la ambigüedad de los valores en el héroe contemporáneo en Juego de Tronos de George R.R. Martin. Ana Moreno, una asistente a la charla se sintió muy sorprendida como trataban estos dos autores al héroe clásico. “En este caso, los personajes son más próximos a la realidad. Los bueno no son tan buenos y los malos no tan malos” dijo Marcos Rodes. Y añadió, “en el caso del Señor de los anillos las perspectivas están definidas“. Para Tolkien, lo luminoso, lo bueno, lo hermoso, representaba el bien. Mientras que lo feo, lo oscuro, lo injusto representaba el mal. Esta idea del mal venia a representar para Tolkien la desconexión del hombre con la naturaleza a causa de la industrialización de su zona natal. Es por ello que convierte el mal en una degradación del bien.

Llega el momento de ‘La cueva mas profunda’. El momento donde el protagonista debe superar su prueba más dura para conseguir su objetivo. Este momento Tolkien lo representa con el enfrentamiento entre Frodo y la araña gigante. Toda historia debe tener un final feliz, este hecho se representa en ‘La recompensa’. El momento en el que el destino se cumple y se resuelve la trama. En este caso se demuestra con la destrucción del anillo y el triunfo del bien sobre el mal.

El tiempo pasó como un rayo hasta que la charla-coloquio llegó a su fin, con la explicación del último punto, ‘El elixir’, como colofón final. Un recurso utilizado por el autor para representar un final de ciclo, hasta que el mal se alce de nuevo sobre la tierra y aparezca otro nuevo héroe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *