Volkswagen se contamina

Entrevistas:

Alberto Montoya, gerente del taller “Neymar”, vinculado de manera oficial a la compañía Volkswagen.

Cristina Judith, abogada perteneciente al bufete Yvancos&Abogados, ligado al escándalo del grupo Volkswagen.

Jorge Mora, miembro de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), sector de relaciones institucionales y prensa de la organización.

 

Las ventas globales de Volkswagen caen un 1,5 % en Septiembre

¿Cómo nadie se ha podido dar cuenta antes? Más de 9,5 millones de personas han sido víctimas de uno de los mayores fraudes hasta el momento. El grupo Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles del mundo, hecha por la borda más de 78 años de historia.

Concesionario Volkswagen, San Juan, Alicante/ ÓSCAR BADÍA

 

 

 

 

 

 

 

La empresa, vendía sus vehículos por un precio mayor al de años anteriores, con el argumento de que contaban con una nueva característica, el coche era “ecológico”. Su emisión de gases contaminantes, era reducida, o al menos eso querían hacer pensar la compañía a todo aquel que apostara por su producto.

El descubrimiento parte de un estudio de la Universidad de Virginia de EEUU, donde comparaban las emisiones de varios vehículos, y entre ellos, vehículos Volkswagen “modificados”. Los expertos observaron que la emisión de gases de los vehículos de la compañía afectada, se excedía de lo permitido. A partir de ahí, el asunto se derivó a la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EEUU).

Los vehículos tenían incorporado un software interno que detectaba cuando el coche estaba siendo sometido a revisión, y modificaba los datos de la emisión de gases del propio sistema, rebajándolos hasta lo permitido y estipulado por ley. Por ello, se enfrenta a demandas multimillonarias, como ya ocurrió con la compañía Ford tras un error en el sistema de homologación. En España son más de 683.000 vehículos los que llevan instalado el software.

Volkswagen ha reconocido su fraude, pero no ha aclarado cuáles son los vehículos con el sistema trucado. Por otra parte, sí lo ha hecho Seat, declarando que han sido más de 700.000 las ventas de vehículos equipados con ese software. Los modelos que se ven afectados son el Exeo, Ibiza, Alhambra, León y Altea. Audi también ha manifestado que el número de coches afectados por su parte asciende hasta los 2,1 millones, sin embargo, al igual que Volkswagen, tampoco ha declarado cuáles son los modelos que podrían estar manipulados.

Según la EPA, los coches trucados emiten entre 10 y 40 veces más de lo permitido.

Vehículo emitiendo gases nocivos

 

 

 

 

 

 

 

La casa Volkswagen está dando facilidades, han habilitado una plataforma en su web para comprobar los datos de cada uno de los supuestos damnificados, y a su vez, se comprueba si su coche es uno de los manipulados, o no.

La colegiada del bufete “Yvancos&Abogados” de la oficina de Valencia, Cristina Judith, asegura que sería conveniente que todos los consumidores recopilaran toda la documentación de la que dispongan. Por ejemplo, el contrato de compra-venta del vehículo, la publicidad que se realizó en su día del producto, la factura de compra…Y unirla a la nueva documentación que se entrega al cliente tras adaptar el coche a la legalidad. Las primeras demandas ya se están tramitando, los accionistas de Volkswagen se han sumado a los propietarios de los vehículos trucados, y engañados a pagar un plus por un supuesto coche concienciado con el medio ambiente, pero nada más apartado de la realidad.

Cristina Judith, abogada del bufete Yvancos&Abogados / ÓSCAR BADÍA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Asimismo, Cristina añade: “No podemos reprocharle nada a los concesionarios, únicamente si se demostrara que cometían esta serie de actos improcedentes con “mala fe” se les podría juzgar, pero estos desconocían estas ilegalidades”.

El presidente ejecutivo, de por aquel entonces, Martin Winterkorn, dimitió tras el escándalo de las emisiones escandalizó a los Estados Unidos. “Volkswagen debe empezar desde cero y con mi dimisión comienza el camino”.

Mathias Muller, actual presidente ejecutivo del grupo Volkswagen, ha cifrado que el número de afectados por el fraude era cercano a los 9,5 millones y no 11 millones como se había estipulado con anterioridad.

A pesar de todas estas irregularidades, los coches son totalmente seguros y es legal conducirlos. El gerente del taller “Neymar”, empresa asociada a la reparación de vehículos de la compañía Volkswagen, Alberto Montoya declara: El software no afecta para nada al vehículo más que en la emisión de gases. Suelen tener las mismas averías que los demás coches de esa misma marca, el hecho de que hayan sufrido una modificación no repercute”. Además de eso, Alberto asegura que esta anomalía no había sido demostrada antes, por el propio diseño del software,  preparado para no ser detectado y burlar cualquier tipo de prueba que sufriera el vehículo.

No es la primera vez que ocurre algo parecido, hace poco más de un año, la asociación italiana “Altroconsumo” demostró que el modelo Volkswagen Golf 1.6 con motor TDI Bluemotion, consumía 5,8 litros cada 100 kilómetros. 2 litros más de lo que aseguraba el fabricante. La contaminación del vehículo es directamente proporcional al consumo del mismo.

La OCU ( Organización de Consumidores y Usuarios), exige que el consumidor no sufra consecuencias. Jorge Mora, miembro del sector de relaciones institucionales y prensa de la organización afirma: “Volkswagen debe ponerse en contacto con todos los consumidores para resolver sus problemas de manera gratuita. Además de eso debe ofrecer un vehículo de sustitución mientras su coche trucado es adaptado de nuevo a la legalidad, sin provocar modificación alguna en el sistema o potencia del vehículo.”

Diferentes naciones afectadas como Alemania, Estados Unidos, Francia e Italia, han confirmado que se están llevando a cabo investigaciones para conocer al máximo este fraude internacional. Algunas de estas naciones, concretamente, las naciones de Francia y Reino Unido han solicitado a la Comisión Europea, una investigación a nivel institucional. El gobierno español por su parte se encuentra a la espera de explicaciones por parte del grupo Volkswagen que ha desatado la crisis en el sector automovilístico.

España teme por la empresa ya que sus inversiones aportan una gran suma de capital a la nación.

De otro lado, la OCU ha creado la campaña “Movilízate” que consiste en la creación de una plataforma virtual a la que podrán acceder todos los damnificados, aportando sus datos. Esta plataforma se asemeja a la creada por el grupo Volkswagen. Verifica la información, y comprueba si el vehículo perteneciente está trucado o no, asumiendo la reparación del mismo sin coste adicional alguno para el cliente.

La sociedad tiene que estar preparada para reclamar lo que es suyo, que lo que su esfuerzo y sacrificio obtuvieron, no se esfume por el engaño y el descaro, que lo que tanto cuesta de ganar, no cueste tan poco de perder o ser arrebatado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *