Voluntarios a tiempo completo

El Servicio de Voluntariado Europeo es un programa de la UE para promover la movilidad juvenil

En ocasiones hay oportunidades muy buenas para los jóvenes que lamentablemente no tienen la repercusión que se merecen y no llegan a oídos de todos. Las más conocidas son las becas de intercambios y los cursos de estudios, pero hay más programas juveniles que ofrecen otro tipo de aprendizaje basado en la experiencia, como es el Servicio de Voluntariado Europeo. Los jóvenes necesitan nuevas motivaciones, nuevos proyectos en los que aprender y, sobre todo, económicos, por no decir gratuitos.

El Servicio de Voluntariado Europeo (SVE) es una actividad no remunerada y sin ánimo de lucro que realizan jóvenes de entre 17 y 30 años, y que busca el beneficio de la comunidad. Cada voluntario desarrolla un proyecto diferente, dirigido por alguna de las organizaciones relacionadas. Es la organización la que ofrece el proyecto y con sus condiciones, el tipo de alojamiento, la duración del mismo, el tipo de actividades, los horarios, etc.

Centro de Gestión de Voluntariado Europeo en Centro 14, Alicante

Centro de Gestión de Voluntariado Europeo en Centro 14, Alicante

Una de las cosas que todas las actividades tienen en común es el aprendizaje intercultural. El servicio abarca un amplio abanico de áreas en las que trabajar como cultura, medio ambiente, política, temática social, arte, juventud, deportes, protección civil y cooperación para el desarrollo; por ejemplo. No es necesario que el joven conozca el tema, aunque también es verdad que en algunos proyectos sí que prefieren gente con un perfil. De todos modos, tampoco es un requisito indispensable, asegura Escarlata Gomis , coordinadora del servicio de voluntariado europeo en Alicante.

El idioma suele ser otro de los temas que más dudas genera a los jóvenes a la hora de tomar la decisión. Pues bien, el programa legalmente no pide ningún nivel de idiomas. Se pueden realizar algunos de estos proyectos sin hablar apenas el inglés o sin conocer el idioma del país de destino. Hay casos en los que la organización sí que exige un cierto conocimiento o fluidez en el idioma, según la actividad que haya que desempeñar.

Una de las características más llamativas de este programa es que la participación resulta gratuita para los voluntarios,  se financia al completo. Se ofrece el programa Erasmus Plus, cuya financiación va destinada a los billetes, el alojamiento, la manutención y dinero de bolsillo; además de formación lingüística. “Yo quería hacer un voluntariado pero sin tener que pagar, lo que me trajo hasta este proyecto” confiesa Hanna Mirgorodschi, voluntaria alemana de 17 años.

El SVE no exige ningún nivel de idioma, ni conocimiento sobre las actividades a desempeñar. Ofrece de forma gratuita toda la formación necesaria a los jóvenes.

Las actividades o proyectos se pueden hacer de forma individual o  en grupo, como máximo 30 personas. Este factor de grupo y de conjunto ayuda a compartir esta experiencia única. Se crean amistades duraderas derivadas de una convivencia conjunta, se comparten sentimientos y emociones nuevas. El SVE es un proceso de beneficio mutuo, en el que todos ganan al llegar a conocer la cultura del otro. Así lo confirma Patrícia Paixáo, voluntaria en el Centro 14:”Me gusta mucho realizar las tareas que me han tocado de ayuda a los jóvenes. Les ayudo y enseño pero también aprendo de ellos. Además tiene mucha relación con el curso de animación que hice en Portugal”.

Todos los factores que intervienen en esta aventura hacen que se convierta en una experiencia de vida que nunca olvidarán, como cuentan los actuales voluntarios destinados en Alicante. Por todos estos motivos el programa de Voluntariado Europeo se convierte en una actividad cultural muy competida entre los pocos que la conocen.

El objetivo es que los voluntarios desarrollen valores como la solidaridad, la tolerancia y el entendimiento mutuo entre jóvenes.

Componentes esenciales en un proyecto de SVE

  • El servicio: En el país de destino (siempre diferente al de origen) hay un promotor encargado de acoger al voluntario durante un tiempo determinado. Este le guiará para realizar las tareas fijadas en servicio la comunidad.
  • Apoyo continuo al voluntario: los promotores deben proporcionar apoyo antes, durante y después del Servicio. Se realiza un apoyo personal que abarca desde el ámbito lingüístico y el tema de tareas, hasta el administrativo (en lo referente al seguro, el visado, el permiso y la residencia).
  • El ciclo de formación del SVE: La formación del voluntario es obligatoria y su objetivo es guiarle a lo largo de todo el proceso de aprendizaje (antes, durante y después de su servicio voluntario en el extranjero). Esta enriquecedora práctica aporta al joven conocimientos muy necesarios en todos los sentidos.

    Jornada de formación en Benicássim

    Jornada de formación en Benicássim

Formación y evaluación

  • Formación a la salida: todo aquello que disponga la organización de origen sobre el proyecto.
  • Formación a la llegada: muy completa. El joven recibe toda la información que va a necesitar para realizar sus tareas.
  • Evaluación intermedia: valora la actividad realizada hasta el momento y sirve para controlar el proceso.
  • Evento anual de SVE: al finalizar el periodo se realiza un informe final para determinar el último pago de la subvención.