“Ya no es la élite la única con oportunidad de someterse a cirugía estética”

Andrés Nemseff  | Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

No hace falta retroceder más de cuarenta años para afirmar de impensable que una persona no muriera joven de enfermedades como el SIDA o la hepatitis, que se pudiera camuflar con una prótesis un miembro amputado, o incluso algo tan cotidiano hoy día como el rejuvenecimiento de la piel a través de cirugía, y mucho menos, que fuera tan accesible para todos los estatus.  Estas cuestiones, o más bien avances, son los que nos llevan a pensar en la posible perfección del ser humano. Perfección que actualmente desemboca en la belleza física de los cuerpos, siendo ésta altamente cuidada.

Ya no nos conformamos con una buena dieta y un estilo de vida saludable, sino que actualmente son muchas las personas que deciden eliminar por completo sus complejos para lograr ese cuerpo tan deseado en esta sociedad, y recurren para lograrlo, a la cirugía estética.

Andrés Nemseff, cirujano plástico. Imagen cedida

Andrés Nemseff, cirujano plástico. Imagen cedida

Hablamos con Andrés Nemseff, cirujano con más de 20 años de experiencia, actual cirujano del hospital Clínica Benidorm y Director de Stem Clinic.  Especialista en el cirugía plástica y el uso de células madre, nos lo afirma: “los principales motivos de los pacientes para someterse a una intervención de cirugía plástica estética son las de mejorar algún aspecto de su cuerpo, con el que no se encuentran totalmente a gusto”.

Actualmente los tratamientos solicitados en nuestro país varían un poco en función del sexo y de la edad del paciente: “podríamos afirmar que las mujeres más jóvenes se someten a pequeñas reducciones de acúmulos de grasa, o aumento de pecho, mientras que las mujeres con más edad suelen someterse a estiramientos faciales”.

No obstante hay muchos tratamientos que se dan también en los hombres, como la operación de párpados o la reducción de bolsas. Sin embargo, resulta curioso ver como en países árabes como Abu Dabi, actual destino de este cirujano, el tipo de cirugía demanda es diferente: “aquí la gran mayoría de pacientes  son obesos, y por lo tanto aplicamos una cirugía llamada post-bariátrica para reconstruir o incluso mejorar el aspecto del cuerpo después de una pérdida de peso importante”.

No cabe duda que en cada país encontramos diferentes tipos de necesidades estéticas, y que gracias a los avances tecnológicos, las cirugías son cada vez más discretas y saludables para el organismo. El doctor Nemseff nos habla de algo que está revolucionando no sólo la cirugía estética, sino problemas médicos como úlceras o incluso reconstrucciones de partes afectadas por enfermedades: “Uno de los avances tecnológicos más importantes de los últimos años es el que permite trabajar las células madre o células regenerativas que se extraen del mismo paciente en un acto quirúrgico muy sencillo en el quirófano y  muchas veces con anestesia local. Esto requiere una tecnología específica que hasta hace poco tiempo era patrimonio de grandes laboratorios muy sofisticados y hoy en día está al alcance de un quirófano”

Este uso de las células madre está posicionándose en el mercado estético, pues al contrario que la cirugía tradicional, que consiste en retirar, quitar y estirar los tejidos, la cirugía con células madre “utiliza las células propias del paciente, que se encuentran en el tejido adiposo, para mejorar la calidad de los tejidos sin tener que estirar o incluso retirar tejidos, lo que permite regenerar, mejorar y rejuvenecer,  algo que hasta hace un tiempo no era posible.”

Una de las cirugías estéticas más aplicada son los implantes mamarios, y hasta la fecha, han sido muchas las prótesis de silicona que  han resultado dañadas y dañinas para quienes las portaban. Andrés nos cuenta la solución: “En concreto el uso de las técnicas con células madres para la sustitución de prótesis de silicona mamaria es una alternativa que no estaba disponible hasta hace poco tiempo y nos permite sustituir implantes mamarios que estén dañados o que la paciente por algún motivo no desea mantenerlos más, y podemos realizar una reconstrucción con grasa propia. A su vez células madre, obteniendo un resultado muy natural sin cuerpos extraños por lo que una vez recuperada la paciente, al ser siempre tejidos propios, está exenta de todos los fallos o complicaciones que puedan tener las intervenciones con cuerpos extraños como los implantes mamarios de silicona.”

Como todo, tiene un precio, y si bien es cierto que la cirugía con células madres tiene un costo más elevado para los pacientes, Andrés afirma que: “La cirugía plástica tradicional tiene un precio muy variable, pero suele ser bastante asequible para la mayoría de la gente; ya no es la élite la única que puede someterse a cirugía estética.

“Yo suelo decirles a mis pacientes siempre lo mismo. No hay cirugía que cueste más que un coche”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *